Estados Unidos condena “asedio” a opositores en iglesia en Nicaragua

Washington señaló que el “asedio” a los opositores en la iglesia San Miguel Arcángel, en Masaya, demuestra que la policía no protege a los ciudadanos, sino que los reprime.

Por Carlos Alfredo Ordoñez

Estados Unidos condenó el jueves el "asedio" del "régimen" de Daniel Ortega a una iglesia en Nicaragua, donde opositores protestan desde hace ocho días.

"El asedio del régimen de Ortega a un lugar de culto es inaceptable", señaló el Departamento de Estado estadounidense en un comunicado en relación a la situación de la iglesia San Miguel Arcángel, en Masaya, acusando a las autoridades de negar acceso a agua y electricidad a los manifestantes.

Protestas en Nicaragua Imagen ilustrativa. / AFP

Asimismo, la portavoz de la diplomacia estadounidense, Morgan Ortagus, criticó el arresto de más de una docena de personas que intentaban ayudar a los opositores, en huelga de hambre.

Ortagus señaló que esto demuestra que la Policía en Nicaragua no protege a los ciudadanos, sino que los reprime "respaldando el gobierno autoritario" de Ortega.

"Ya es hora de que el régimen de Ortega libere a los más de 130 presos políticos que sigue manteniendo".

"Estados Unidos está listo para usar todos los medios económicos y diplomáticos a nuestra disposición para apoyar los llamados del pueblo nicaragüense a una restauración de la democracia", agregó.

Once mujeres realizan desde el 14 de noviembre una huelga de hambre en la Iglesia San Miguel, de Masaya, ubicada 30 kilómetros al sureste de la capital Managua, en demanda de la liberación de sus familiares detenidos.

Suspenden huelga

Otro grupo de nueve personas, que desde el lunes hacían una huelga de hambre en la Catedral de Managua por la misma razón, suspendieron su ayuno tras un ataque atribuido a partidarios de Ortega.

La Arquidiócesis de Managua denunció que "grupos violentos afines al gobierno" ingresaron y tomaron el control de la Catedral, golpearon a dos religiosos y rompieron varios candados con la finalidad de expulsar a los opositores.

Las huelgas de hambre buscan presionar al gobierno de Ortega para que libere a más de 130 personas que consideran detenidas por razones políticas, aunque las autoridades niegan que estén retenidos por motivos ideológicos.

Varios templos católicos en Nicaragua se han convertido en refugios para manifestantes, ante el aumento de la represión por parte del gobierno contra los disidentes y la prohibición de la policía de marchar en las calles o lugares públicos.

*Con información de AFP

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo