Maestros reciben 100 puntos por buenas prácticas en la educación

Empresarios por la Educación galardonó a 11 docentes y a una directora con el premio Maestro 100 Puntos, esto por implementar proyectos y buenas prácticas en sus establecimientos.

Por Álvaro Alay

 

Por sus proyectos y buenas prácticas educativas fueron galardonados 11 maestros y una directora con el premio Maestro 100 Puntos. Esto debido a que sus propuestas son creativas e innovadoras que motivan a los estudiantes a esforzarse y a permanecer en la escuela.

¿Eres un maestro con vocación? Participa por el Premio Maestro 100 Puntos

El Premio Maestro 100 Puntos promueve en su 14 aniversario la participación de los docentes y directores con vocación.

Asimismo, sus acciones contribuyen a mejorar la implementación de las áreas de matemática, lectoescritura, comunicación y lenguaje, productividad y desarrollo, expresión artística, liderazgo y formación ciudadana.

La iniciativa es impulsada por Empresarios por la Educación, entre otras entidades, quienes recibieron desde abril hasta junio del presente año alrededor de 100 proyectos.

Entre los maestros 100 puntos, se encuentran héroes que desarrollan su labor educativa en escuelas rurales pequeñas, unitarias y multigrado. Por lo que los desafíos para lograr una experiencia de aprendizaje exitosa son enormes.

Los proyectos Maestro 100 Puntos

Los ganadores recibieron un aporte económico, una computadora portátil, una minibiblioteca. Asimismo, una beca de estudios universitarios, una beca para estudiar inglés, un trofeo y un diploma de reconocimiento.

  • Educación y agroecología
    Desde hace 17 años, Nelson Manuel Archila Fuentes inició su carrera de docente en Cobán, Alta Verapaz; sin embargo, debido a las precariedades que hay en las diversas escuelas rurales decidió implementar desde hace cinco años el aprendizaje basado en proyectos de emprendimiento, cuidado al medio ambiente y seguridad alimentaria y nutricional.
    En este sentido, Nelson le ha enseñado a sus estudiantes de la Escuela Oficial Rural Mixta Quebrada El Nacimiento Sarocjá la elaboración de abonos agroecológicos, los cuales son libres de contaminantes y se aplican en el biohuerto del centro educativo para luego utilizar las verduras en la alimentación escolar, lo cual también genera emprendedurismo.

 

  • Implementa el método científico
    El principal objetivo era captar la atención de los estudiantes por medio de la práctica, por ello Vilma Yulisa Queché López decidió implementar el método científico con sus estudiantes en el Instituto Nacional de Educación Diversificada (INED), en Panajachel, Sololá.
    Vilma asegura que después de recibir la teoría los alumnos siempre esperaban la práctica, por lo que solicitó a las autoridades educativas la implementación de un laboratorio para que los estudiantes puedan desarrollar sus habilidades.
    “Todos los materiales que utilizamos tratamos de que sean reciclados, para evitar gastos y dar ese cuidado al medio ambiente”, comenta la docente, mientras observa a sus estudiantes cómo preparan el yeso para elaborar moldes.

 

  • Mecatrónica en Sololá
    Debido a la inquietud de los estudiantes, Luis Alberto Queché decidió desafiarlos al proponerles retos académicos vinculados con la mecatrónica, lo cual fue bien aceptado por los alumnos.
    “La juventud es complicada y mucho más utilizando métodos o estrategias que a ellos no les llamen la atención y es de donde surge esta idea”, comenta Luis Alberto, quien asesora a uno de sus estudiantes para poder darle movimiento a un robot que construyeron con botellas recicladas.
    El docente explica que no es fácil por los recursos económicos, materiales y el tiempo que esto conlleva, pero exhorta a los demás catedráticos para que hagan los esfuerzos necesarios para desafiar a los estudiantes.

 

  • Matemáticas entre juegos y comida
    Karla Melissa Portillo Pineda, de 30 años, fue galardonada por la buena enseñanza debido a que implementó el proyecto “Entre juegos y comida guatemalteca aprendemos matemáticas”.
    El objetivo es crear una cultura financiera de ahorro en los estudiantes y luego crear un proyecto humanitario en el que con las ganancias obtenidas se pueda comprar útiles escolares para enviarlos a centros educativos en Lemoa, Quiché
    “Hemos generado expectativas de la comunidad educativa, sumado a ello los estudiantes aprenden matemáticas de forma divertida y le encuentran uso a ella en el contexto en el que se desenvuelven”, indicó Portillo, quien da clases en Villa Nueva.
Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo