Entre los nichos y los mausoleos del Cementerio General

Trabajadores de los cementerios se han preparado desde hace días para recibir a las personas en el Día de todos los santos.

Por Álvaro Alay

Las calles del Cementerio General, en la zona 3, aún se encuentran vacías y en algunas esquinas se observan a trabajadores del Ministerio de Salud, quienes señalizan los cruceros, para recordarles a los automovilistas quién llevan la vía.

En el cuadro 15 y 4a. avenida del camposanto se encuentra Carlos Alfredo Pinzón, quien a sus 70 años revuelve la mezcla de cemento, arena y agua. Elabora 12 jardineras por si alguna familia no la pudo encargar a tiempo.

El cementerio es la segunda casa de Carlos Alfredo, desde los ocho años era llevado por su padre, por lo que creció entre los mausoleos y los nichos.

“Siempre se escuchan bullas y pláticas, pero asustan más lo vivos”, comenta don Carlos mientras limpia algunos residuos de cemento en la cuchara.

Cada jardinera tiene un costo de Q150, esta es elaborada de cemento y decorada de granito o vidrio. Su precio incluye la instalación y se encuentran todos los días en diferentes partes del cementerio.

“Caminamos junto con mi esposa por el cementerio ofreciendo nuestros servicios”, indicó José Orozco, trabajador del Cementerio General.

Los trabajos en el cementerio no faltan Edwin Bercián

 

Hasta exhumaciones

Entre un callejón de nichos, Nelson David Velásquez Patzán mantiene dos escaleras que utiliza como mostradores y entre los peldaños coloca diferentes diseños de lápidas.

Él continuó el legado de su abuelo, quien trabajó por más de 50 años en el Cementerio General. Nelson junto con su hijo Josué rondan las calles del camposanto en búsqueda de trabajo.

“Podemos colocar pestañas, floreros, jardineras, lápidas y hasta hacemos exhumaciones para llevarlos a cementerios privados”, indica Nelson David, quien carga una lápida para irla a colocar.

¡No te quedes sin comer fiambre! En Intecap todavía puedes hacer tus pedidos

Intecap ofrece a los guatemaltecos la posibilidad de adquirir y degustar este delicioso platillo tradicional que ha sido preparado por chefs y estudiantes.

Adornos a la altura

Debido a la altura o por la falta de herramientas para recortar las flores, las familias siempre buscan el apoyo de quienes limpian los nichos y colocan las flores. Teresa Mejía espera pacientemente a los clientes que buscan colocar esos adornos a más de tres metros de altura.

Doña Tere, como le conocen sus compañeros de trabajo y algunos clientes, tiene el apoyo de sus siete hijos, quienes en sus días de descanso llegan para ayudarle en el cementerio.

Para limpiar y adornar esos nichos que están en lo más alto, se cobra Q10, mientras que los que se encuentran abajo, Q5.

“Siempre mantenemos esos precios y así estaremos para este Día de todos los santos”, comenta Teresa.

En otro sector del Cementerio General se encuentra Juan Orozco, quien junto con su esposa trabajan algunas jardineras. Ellos no solo se dedican a la elaboración de este tipo de esculturas, también limpian y adornan.

En el cementerio hay un aproximado de 60 trabajadores; sin embargo, para estas fechas muchas personas se suman para brindar este servicio a las miles de familias que llegan a visitar a sus finados.

Con pino y velas recuerdan a sus seres queridos en San Antonio Palopó, Sololá

  •  Este 1 de noviembre, día en que se recuerda a los seres queridos ausentes, en San Antonio Palopó los pobladores lo hacen de una manera muy ceremonial y a la luz de las velas.
  • Cada año pobladores del municipio de San Antonio Palopó, ubicado a 150 kilómetros de la capital, conmemoran el Día de todos los santos honrando a los familiares que han dejado esta vida.
  • Alrededor de las tumbas las personas decoran con pino y encienden decenas de veladoras que alumbran los pequeños senderos del cementerio general que está a la orilla del lago de Atitlán.

Lanzan el Plan de Contingencia en los Cementerios

  1. Se han tomado medidas de prevención, como la fumigación y colocación de arena en floreros de los camposantos para evitar la proliferación de zancudos.
  2.  Se ubicará un puesto de observación en la entrada y la salida de los cementerios con agentes de seguridad para informar sobre cualquier incidente.
  3.  Habrá seguridad en puestos específicos y rondando en el interior de los cementerios para resguardar la seguridad de todos los visitantes.
  4.  La Policía Municipal de Tránsito cerrará el paso vehicular desde la noche del 31 de octubre hasta el 2 de noviembre, y guiará a los automóviles para los lugares de parqueo en cada cementerio.
  5. Se tendrá control de las ventas informales que se instalen afuera de los camposantos.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo