Oposición intensifica protestas contra Morales en Bolivia

Choques en las calles y bloqueos de rutas tuvieron lugar este lunes en Bolivia, al inicio de la segunda semana de protestas contra la reelección del presidente Evo Morales.

Por Carlos Alfredo Ordoñez

Bolivia vive este lunes el inicio de la segunda semana de protestas en contra del cuestionado resultado electoral que dio al presidente Evo Morales un cuarto mandato consecutivo.

En las ciudades de Santa Cruz, la más pujante del país, y en la minera Potosí se cumplía un paro total de actividades.

En La Paz había bloqueos de calles en distintos barrios.

Solo en el centro, donde se asienta la mayoría de las oficinas públicas y privadas, había una relativa normalidad.

En el barrio de Achumani, en el sur de la ciudad, unos vecinos cortaron una avenida principal, pero los choferes de autobuses y minibuses públicos intentaron rehabilitar el tránsito y ambos grupos se enfrentaron a golpes y pedradas.

La policía lanzó gases lacrimógenos para dispersarlos.

protestascontrae-a40f3696f15a12b6f8435f056757836c.jpg

Los manifestantes utilizan palos, escombros, cuerdas y hasta muebles para hacer cumplir el paro convocado por la oposición.

Las manifestaciones en La Paz tienen por ahora lugar en los barrios de clase media y alta de la zona sur, aunque diariamente miles de personas, entre ellos muchos jóvenes, protestan en los alrededores del Tribunal Supremo Electoral (TSE) y realizan mítines en la plaza San Francisco, en el centro de la ciudad.

Hasta el momento, las barriadas populares de las zonas altas de La Paz no se han involucrado en el conflicto, que ha encontrado su máxima expresión en Santa Cruz bajo la conducción del comité cívico regional liderado por la derecha radical.

Protestas en Bolivia AFP

Mesa responsabiliza al gobierno

"La responsabilidad total de las acciones de violencia es del gobierno" izquierdista, dijo el candidato opositor y expresidente, Carlos Mesa, en su página en Facebook.

La declaración de Mesa, quien según los cómputos oficiales fue derrotado en primera vuelta con el 36.51 % de los votos frente al 47.08 % de Morales, surgió después de que el mandatario izquierdista denunciara que se está organizando un golpe de estado para esta semana.

Por su parte, el vicepresidente Álvaro García Linera endilgó a Mesa los hechos violentos: ocurren "por decisión de un solo hombre, angurriento (de poder), mentiroso y falaz".

"Él (Mesa) es el responsable, él es el culpable" de la violencia, por no aceptar su derrota en las urnas, insistió García Linera, reelegido junto a Morales.

Morales, en el poder desde 2006, asegura que las protestas forman parte de un plan de golpe de Estado contra su reelección.

Sus opositores, en cambio, desconocen el resultado al estimar que su reelección fue fraudulenta  tras un polémico conteo de votos y, además de llamar a protestar, se preguntan si Bolivia avanza hacia un régimen autoritario y aislado internacionalmente, como el de Nicolás Maduro en Venezuela.

*Con información de AFP

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo