Costa Rica: Persiste convulsión por nuevo impuesto

Costa Rica vive un clima de protestas contra la entrada en vigor de un nuevo impuesto y otras demandas, inclusive religiosas, por parte de camioneros y sindicatos.

Por Carlos Alfredo Ordoñez

La puja era constante este martes. En las primeras horas del día, el gobierno de Costa Rica había anunciado el levantamiento de todos los bloqueos en la zona del Caribe, norte y oeste del país.

Pero más tarde, la policía tuvo que desalojar otra vez a manifestantes que habían vuelto a interrumpir el tránsito en algunos puntos.

El presidente Carlos Alvarado aseguró que las interrupciones habían sido levantadas, e insistió en que "no se permitirán nuevos bloqueos de rutas".

Camioneros y sindicatos del sector público se oponen al Impuesto sobre el Valor Agregado (IVA) de 13 % que entró en vigor el lunes, entre otras de las demandas volcadas en una lista de 18 puntos.

Esta incluye el retiro de proyectos de ley que limitan el derecho a huelga y la "defensa de los valores cristianos".

Alvarado dijo, además, que este martes se reunirá con representantes del sector educativo, como parte de un esfuerzo de diálogo con los distintos sectores que protestan por distintas causas.

Los estudiantes lo hacen en rechazo a los baños neutros (dispuestos para evitar la discriminación a alumnos transexuales), y a un proyecto de educación dual para que realicen prácticas profesionales en empresas.

El lunes, la presión provocó la renuncia del ministro de Educación, Edgar Mora.

En tanto, trabajadores de hospitales de los municipios de Liberia y Pérez Zeledón anunciaron que se suman a la protesta desde este martes.

La Unión de Empleados de la Caja, uno de los principales sindicatos de la salud, convocó a una protesta el jueves para apoyar las demandas sindicales.

Influencia evangélica

Los reclamos relacionados con la religión ilustran el acercamiento de sindicatos con políticos evangélicos, de fuerte representación en el Congreso, explicó el analista político independiente Jorge Vega.

El año pasado, recordó el analista, los sindicatos libraron una huelga de tres meses contra una reforma fiscal que incluyó el IVA, pero perdieron esa batalla con la aprobación de la iniciativa en el Congreso.

"Tenemos un sector sindical debilitado por su derrota en la batalla contra el plan fiscal, que encuentra un aliado en los partidos evangélicos, que vienen en franco enfrentamiento con el gobierno desde las elecciones" de 2018, añadió Vega.

En la definición de esos comicios, un aspirante evangélico perdió el balotaje ante el presidente Alvarado.

Sobre la salida de Mora, Vega consideró que es "una victoria de los evangélicos" opuestos a su gestión, en la que defendió los baños neutros y la educación sexual en los colegios.

*Con información de AFP

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo