Diputada Carrillo entrega refacciones y pide votos a personas de la tercera edad

La diputada Alejandra Carrillo busca su reelección con el partido político Podemos. Ella llegó al Congreso de la mano del cancelado Partido Patriota.
PUBLICIDAD ABOVE SINGLEPOST CONTENT

Alejandra Carrillo utilizó una actividad legislativa para promocionar su imagen como candidata a diputada por el partido político Podemos.

Su publicidad la hizo al finalizar una citación en el Congreso en la que abordó el programa del adulto mayor y transporte público.

El personal de Carrillo les entregó a los participantes, mayores de 60 años, una refacción y un volante en el que pide el voto.

“Papeleta celeste. Alejandra Carrillo”, se lee la publicidad a favor de la congresista, quien busca su reelección en el Congreso.

[metroimage ids=”10-109762,10-109763″ description=”” align=”” imagesize=”original” design=”article-fullwidth” link=”” target=””]

¿Quién es la diputada?

Carrillo, de 32 años, llegó al Congreso en 2016, luego de que ganara un escaño con el cancelado Partido Patriota (PP).

Durante el gobierno del presidente Otto Pérez Molina fue directora del Consejo Nacional de la Juventud (Conjuve).

Después de que el PP fue cancelado por financiamiento electoral ilícito, Carrillo se unió a las filas del Movimiento Reformador (MR), vinculado al prófugo exministro Alejandro Sinibaldi.

Carrillo abandonó el MR por una pelea interna con su compañero Luis Hernández Azmitia. La diputada se declaró independiente.

El año pasado, Carrillo fue electa tercer vicepresidenta de la Junta Directiva del Congreso, pero la Corte de Constitucionalidad (CC) anuló su designación por considerarla tránsfuga.

[metroimage ids=”10-109765″ description=”” align=”” imagesize=”original” design=”article-fullwidth” link=”” target=””]

También puedes leer: 

Tránsfugas pierden sus cargos por decisión unánime de la CC

Add Comment

Click here to post a comment

Puede desuscribirse en cualquier momento haciendo clic en el enlace que aparece en el pie de página de nuestros correos electrónicos.
Publicidad