Cohen ante el Congreso: “Trump es un racista, un estafador y un tramposo”

El exabogado personal del presidente Donald Trump, Michael Cohen, compareció este miércoles ante el Congreso de Estados Unidos, donde ofreció duras declaraciones contra el mandatario.

Por Carlos Alfredo Ordoñez

En un explosivo testimonio en el Congreso de Estados Unidos, el exabogado del presidente Donald Trump, Michael Cohen, calificó al mandatario de “racista”, “estafador” y “tramposo” y se dijo avergonzado de haber trabajado para él.

Entre otras revelaciones, Cohen aseguró que, en 2016, Trump sabía de antemano que WikiLeaks publicaría material perjudicial para la campaña de Hillary Clinton.

También afirmó que se le encomendó un plan ilegal para silenciar a una actriz de cine para adultos que alega haber tenido una relación extramatrimonial con el ahora mandatario estadounidense.

El exasesor de Trump también dijo que Trump dirigió las negociaciones para construir una Trump Tower en Moscú durante la campaña electoral de 2016, incluso cuando negaba cualquier vínculo comercial con Rusia.

Cohen apuntó que el magnate le ordenó implícitamente que mintiera sobre el proyecto, y que los abogados de la Casa Blanca “revisaron y editaron” su testimonio en 2017, cuando mintió al Congreso sobre las negociaciones para la construcción de la torre.

El abogado de 52 años, no obstante, reconoció que no tenía pruebas directas de que Trump o su campaña se pusieran de acuerdo con los rusos, tema que está en el centro de las investigaciones del Departamento de Justicia y el Congreso.

¡Está mintiendo!

En su testimonio, Cohen dijo que estaba allí para “decir la verdad sobre el señor Trump” y lanzó varios calificativos para el mandatario.

Me avergüenzo, porque sé lo que es el señor Trump. Es un racista. Es un estafador. Es un tramposo”.

 

Por su parte, Elijah Cummings, presidente del Comité de Supervisión de la Cámara de Representantes, ante la cual testifica Cohen, opinó que el testimonio del abogado era “profundamente perturbador, y que debería ser preocupante para todos los estadounidenses”.

Trump, que se encuentra en Vietnam para una segunda cumbre con el líder norcoreano, Kim Jong-un, respondió más temprano al testimonio de Cohen filtrado en la prensa, intentando desacreditar a su exabogado.

Michael Cohen fue uno de los muchos abogados que me representaron (desafortunadamente)”, tuiteó el magnate, precisando que Cohen fue inhabilitado por una Corte Suprema estatal por “mentir y por fraude”.

¡Está mintiendo para reducir su tiempo de prisión!”, escribió.

Contraataque republicano

Cohen parecía tenso cuando inició su testimonio ante el Comité de Supervisión de la Cámara baja (controlada desde enero por los demócratas), en la única audiencia abierta y televisada de las tres que tiene programadas en el Capitolio esta semana.

El martes, Cohen pasó ocho horas a puerta cerrada en el Comité de Inteligencia del Senado, que está investigando la interferencia de Rusia en las elecciones de 2016 y el comportamiento de Trump durante la campaña.

Cohen testificará el jueves en una sesión a puerta cerrada en el Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, que también examina la interferencia de las elecciones rusas, así como las relaciones comerciales de Trump con los rusos.

Su testimonio, como era de esperarse, recibió una lluvia de contraataques de los republicanos.

Sin evidencia directa

Sobre la intromisión rusa en las elecciones de 2016, foco de las investigaciones federales y del Congreso, Cohen dijo que no tenía “evidencia directa” de colusión entre la campaña de Trump y Moscú.

Pero tengo mis sospechas”, agregó.

Dijo que cree que a Trump se le informó con anticipación sobre una reunión entre su campaña y un abogado ruso que vendía “basura” sobre Clinton, su rival en los comicios.

Y dijo que estuvo presente a mediados de 2016 cuando el consultor de la campaña republicana, Roger Stone, llamó a Trump para informarle que WikiLeaks estaba a punto de publicar información perjudicial sobre Clinton, que había recibido de hackers rusos.

El señor Trump respondió diciendo '¿No sería eso genial?'”, contó el abogado.

Cohen dijo, además, que Estados Unidos ha visto a Trump cortejar a los supremacistas e intolerantes blancos, pero que en privado “es aún peor”.

Una vez me preguntó si podía nombrar a un país dirigido por una persona negra que no fuera 'una mierda'. Esto fue cuando Barack Obama era presidente de Estados Unidos”, dijo Cohen.

*Con información de AFP

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo