Ministro Soto: “La ley no me impide a mí remover o contratar personas”

La Fiscalía Contra la Corrupción presentó una solicitud de antejuicio contra el ministro de Salud, Carlos Soto, por supuestamente intentar influir en la contratación del familiar de un alcalde en un centro asistencial de Quiché.

Por Nancy Alvarez

El ministro de Salud, Carlos Soto, se pronunció luego de que el Ministerio Público (MP) presentara una solicitud de antejuicio en su contra por presuntamente ejercer presiones para que se contratara al familiar de un alcalde en un hospital de Quiché.

“Uno de ministro vive una tormenta política, andan viendo cómo le hacen daño. La verdad es que eso nosotros presentaremos nuestras pruebas de descargo”, indicó.

Sus declaraciones se dieron tras concluir una actividad en la cual se le daba seguimiento al proceso de clasificación de puestos de los profesionales de las ciencias médicas.

“Uno está trabajando y la gente molestando y tratando de quitarle el antejuicio”, dijo.

Señaló que estaba firmando un acto trascendental y suscribió otro con el sindicato previamente. También dijo que el Ministerio a su cargo es de los más fortalecidos de todo el Gobierno y que este ha cumplido con todas las expectativas que se han trazado.

“Entonces, no sé cual es el tema de hacerle daño a uno como ministro. Me voy a dedicar a trabajar, lo demás que lo miren mis abogados”, manifestó.

Rechaza señalamientos

La Fiscalía Contra la Corrupción señala a Soto de los delitos de abuso de autoridad y tráfico de influencias.

Según las investigaciones, el funcionario habría intentado influir para que la directora del Hospital Distrital de Nebaj, Miriam Segura Rosales, contratara a un familiar del alcalde de la localidad.

Sin embargo, esa persona tenía prohibición para laborar en esa Área de Salud por tener parentesco familiar con una trabajadora del centro asistencial, por lo que la directora se habría negado a otorgarle la plaza.

“Estoy convencido de que no hice nada malo, yo nunca hablé por teléfono con ella de ese tema”, dijo, ya que supuestamente la comunicación entre ambos se dio por vía telefónica.

“La ley no me impide a mí remover o contratar personas”. “Las cosas que hago son legales. Errores todos cometemos en la vida”, añadió.

Asimismo, aseguró que él no se deja manipular por cuestiones políticas, pues cuando eso ocurre las cosas salen mal.

De acuerdo con el MP, tras negarse a contratar al pariente del jefe edil, la directora fue removida del cargo.

Ante ello, Soto explicó que él actúa con base en el rendimiento de las personas.

“Lo que evaluamos nosotros fue cómo estaba funcionando el hospital, cómo estaba funcionando ella como directora, encontramos que tenía algunos problemas de haber tomado el carro, que no ejecutó bien”.

Finalmente, resaltó que se dedicará a mejorar la salud de Guatemala y a continuar buscando que los trabajadores de la cartera a su cargo estén en mejores condiciones.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo