Analistas: Segunda cumbre entre Trump y Kim Jong-un necesita nuevos avances

Los líderes de Estados Unidos y Corea del Norte se reunirán por segunda vez el 27 y 28 de febrero en Vietnam.

Por Carlos Alfredo Ordoñez

En el marco de su discurso sobre el Estado de la Unión, pronunciado la noche del martes ante el Congreso, el presidente Donald Trump confirmó que se reunirá con el líder norcoreano, Kim Jong-un, el 27 y 28 de febrero en Vietnam.

Se trata de la segunda reunión entre ambos líderes.

Y aunque en la primera, llevada a cabo el año pasado en Singapur, ya se trató el punto de la desnuclearización de al península coreana, analistas apuntan que este segundo encuentro debe arrojar verdaderos progresos en ese tema.

"Lo esencial es ir más allá del fasto y la pompa de la primera y llegar a auténticas medidas para la desnuclearización", dijo Bruce Kligner, investigador de la Heritage Foundation.

Durante la cumbre de Singapur, Trump y Kim no firmaron un acuerdo de paz. La declaración de Singapur, que solo tenía una página y en la que el líder norcoreano se comprometía al principio de la "desnuclearización de la penísula", fue considerado demasiado vaga.

El régimen de Pyongyang quiere que la ONU reduzca sus sanciones y rechaza las que considera exigencias "unilaterales" sobre su desarme.

Washington, por su parte, repite que las medidas de castigo deben mantenerse mientras Pyongyang no renuncie a su arsenal nuclear.

Para Cheong Seong-jang, investigador del Instituto Sejong, los dos que durará la reunión de febrero darán "tiempo suficiente" para definir qué significa "desnuclearización".

En ese sentido, el hecho de que Trump haya aceptado pasar la noche en Vietnam significa que está dispuesto a dedicar tiempo a convencer a Kim de abandonar sus armas nucleares, asegura por su parte Shin Beom-cheol, analista del Instituto Asan de Estudios Políticos.

"Es conforme a la estrategia que consiste en crear confianza en la cumbre para acelerar las negociaciones comerciales", dijo.

Kim Jong-un y Donald Trump Kim Jong-un (izquierda y Donald Trump. / AFP

Estrategias

"Corea del Norte y Estados Unidos no malgastaron los 260 días que siguieron a la primera cumbre, sino que formaron equipos de negociadores y pusieron a punto estrategias detalladas para avanzar en las discusiones", asegura Seong-jang.

Sin embargo, otros analistas son más escépticos y creen que Corea del Norte sigue haciendo como hizo en las últimas décadas, es decir simular concesiones y luego retirarlas.

Aunque desde hace 17 meses Corea del Norte no lleva a cabo ningún ensayo nuclear, el régimen tampoco dio detalles sobre su arsenal nuclear.

Tampoco autoriza la presencia de inspectores internacionales en Corea del Norte.

Kim Jong-un y Donald Trump AFP

Entre los escépticos se incluye al propio responsable de inteligencia de Trump, Dan Coats, que dijo ante el senado estadounidense que Kim no parece tener prisa para abandonar todas sus armas.

Tampoco es optimista Scott Snyder, un especialista en estudios coreanos del Consejo de Asuntos Exteriores. "Una historia de amor pública entre Trump y Kim no cambiará la trayectoria de relaciones entre Estados Unidos y Corea del Norte", dijo.

*Con información de AFP

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo