El 2019 será trascendental por elecciones y renovación de las Cortes, resaltan expertos

Un proceso electoral marcado por la ausencia de discusión de ideas y una especie de "guerra" legal entre agrupaciones políticas, vislumbran los analistas.

Por Nancy Alvarez

Una contienda marcada por la falta de discusión de propuestas para el país, es lo que vislumbran los expertos en cuanto al proceso electoral de 2019.

En el programa A Primera Hora, de Emisoras Unidas, se conversó acerca de ¿cuál es el panorama político actual y los movimientos que se están gestando alrededor de los partidos políticos en Guatemala?

Además, cómo podrían desarrollarse los comicios con base en ese tema. Y se analizó la controversia que ha generado luego de que el partido Unidad Nacional de la Esperanza (UNE) impugnó la inscripción del Movimiento Semilla como partido.

Como invitados en cabina participaron Goyo Saavedra, analista político e investigador de incidencia pública de la Universidad Rafael Landívar (URL); y Aquiles Faillace, constituyente e integrante de la Asociación de Dignatarios de la Nación.

A criterio de Saavedra, la acción de la UNE es un primer acto de entrada a actos sucesivos donde lo que se verá es una institucionalidad sobre requerida del Tribunal Supremo Electoral, y de temas vinculados a amparos u otras acciones legales para impugnar o proteger candidaturas.

Consideró que es maliciosa la objeción de la UNE, pues la hizo fuera del tiempo. Así que lo que podría estar buscando es retrasar con cosas que no le afectan individualmente.

“Empezamos a ver un panorama en el que se tendrán resoluciones continuas del TSE que serán objetadas y van a llegar a disputas. Se está peleando inclusive lo definitorio de quiénes van a ser candidatos”, dijo.

“Vamos a ver una campaña altamente contendida y peleada en acciones administrativas, constitucionales y en tribunales”, resaltó el investigador.

Mientras tanto, Faillace opinó que el caso que involucra a UNE y Movimiento Semilla es un síntoma de lo que va a ser esta campaña.

“Estamos empezando a presenciar la destrucción del sistema político. Este dejará de existir como sistema político y se va a convertir en un sistema de administración burocrática y jurídica, que va a estar en manos de terceros que no tienen responsabilidad ni cuentadancia”, manifestó.

Lo último que se tendrá es un debate político y de ideas, que incluso brillará por su ausencia en la contienda electoral.

Reformas electorales

Para el proceso electoral que está por iniciarse se aplicarán por primera vez las reformas a la Ley Electoral y de Partidos Políticos que fueron aprobadas en 2016.

En ese sentido, Saavedra consideró que las modificaciones deben ser analizadas a profundidad.

Se pronunció sobre el voto nulo y dijo que este no satisface lo que se exigía. Fue una reforma aprobada después de la crisis de 2015 que tiene retos muy grandes de aplicación para el TSE, manifestó.

“Es un tribunal que hoy está sobre exigido, en medio de un proceso que va a ser trascendental en 2019. Tuvo la consulta popular y ahora tiene retos importantes con el padrón electoral y la implementación del voto en el extranjero”, detalló.

En su opinión, actualmente el país se ve marcado por una crisis política y el desencanto institucional que se siente en la ciudadanía y en los órganos del poder, y en medio hay una clase política que se está defendiendo de unos y otros.

El investigador añadió que en 2019 no solo se tendrá el proceso electoral, sino que se tendrá la renovación de todas las Cortes del sistema de justicia.

De acuerdo con el constituyente, para que ese año trascendental que se menciona tenga resultados positivos en el tema electoral, no solo debería atribuírsele toda la responsabilidad al TSE, sino que se debe ampliar a los políticos.

En su opinión, si la ética política marcara los comicios y se actuara de buena fe en una verdadera campaña política de ideas, el proceso de elecciones caminaría de la mejor manera. Sin embargo, lo que según él se tiene realmente es un montón de intereses personales monetarios que están en juego.

Reflejo de lo que ocurre es que el padrón electoral ha disminuido en 500 mil jóvenes durante los últimos 36 años. Guatemala tiene 70% de jóvenes, pero a ellos no les interesa la política porque no creen en los políticos, resaltó Faillace.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo