¿Qué dejaron las elecciones de medio mandato en Estados Unidos?

Estados Unidos vivió el martes una intensa jornada electoral, en la que los demócratas tomaron el control de la Cámara baja, pero los republicanos mantuvieron su mayoría en el Senado.

Por Carlos Alfredo Ordoñez

Tras una intensa jornada de elecciones de medio término, Estados Unidos  se decantó por un Congreso dividido: mientras los demócratas recuperaron la Cámara de Representantes, los republicanos reforzaron su control en el Senado.

Demócratas, vencedores en la Cámara baja

El Partido Demócrata tomó el control de la Cámara de Representantes, aprovechando la indignación surgida en contra del presidente Donald Trump y la promesa de proteger la cobertura de salud, pero sin hacer realidad la anunciada “ola azul”.

Ahora los demócratas se encaminan a arrebatar al menos 27 escaños a los republicanos, incluyendo cuatro en Pensilvania, pero también en Florida, Colorado, Kansas, Nueva Jersey, Nueva York y Virginia.

La votación estuvo marcada por una nueva oleada de candidatos mujeres, jóvenes y miembros de minorías.

La estrella demócrata Alexandria Ocasio-Cortez, de origen puertorriqueño y nacida en el Bronx, hizo historia al convertirse en la mujer más joven en llegar al Congreso con apenas 29 años.

Ilhan Omar (Minnesota) y Rashida Tlaib (Michigan), sus compañeras de tolda, también se destacaron como las primeras mujeres musulmanas en acceder al Congreso, mientras que Sharice Davids y Deb Haaland hicieron lo propio como las primeras mujeres indígenas en llegar a la Cámara baja.

El exjugador de football americano Colin Allred derrotó al actual legislador republicano de un distrito cerca de Dallas.

Por su parte, la jefa de los demócratas en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, prometió un nuevo equilibrio de poderes en Estados Unidos, después de que los estadounidenses mostraran estar, según ella, “hartos de las divisiones”.

La congresista de origen guatemalteco, Norma Torres, también obtuvo una importante victoria frente al republicano Christian Valiente, y fue reelegida para un segundo período consecutivo representando al distrito 35 de California.

La Cámara baja está compuesta por 435 bancas, que se renuevan enteramente cada dos años.

Los demócratas necesitaban arrebatar 23 escaños a los republicanos para ganar la mayoría, pero según el sitio independiente Cook Political Report, el partido opositor se encamina a quitarles al menos 30.

Los republicanos mantienen el Senado

En el Senado, no obstante, el Partido Republicano conservó su mayoría de al menos 51 bancas, que podría ampliarse a 53, según medios locales.

Favorecidos por un mapa electoral ventajoso, arrancaron varios escaños a los demócratas, que estaban obligados a defender 10 escaños en estados “pro-Trump”.

Resistieron en Virginia Occidental y en Nueva Jersey, pero perdieron en el estado clave de Indiana, Misuri y Dakota del Norte, tierras conservadoras.

Los republicanos obtuvieron, además, una preciada victoria al conservar el escaño de Ted Cruz en Texas, a pesar de los millones de dólares gastados en apoyo del demócrata Beto O'Rourke, estrella de la campaña.

En Florida, el exgobernador Rick Scott venció al demócrata saliente Bill Nelson.

El asiento de Mississippi, en manos de los republicanos, se decidirá a fines de noviembre, luego de que ninguno de los candidatos lograra cruzar el umbral de 50 % de los votos.

El Senado tiene 100 escaños. Los electores renuevan un tercio de la cámara alta cada seis años, es decir 35 esta vez.

Gobernaciones

Los demócratas recuperaron siete gobernaciones, pero perdieron una de las contiendas más anticipadas: el duelo entre el demócrata progresista Andrew Gillum, primer candidato afrodescendiente a ese puesto en Florida, y el republicano Ron DeSantis, un abierto seguidor de Trump.

DeSantis venció finalmente, en una elección muy cerrada, pese a las acusaciones de racismo

Otra votación muy esperada, todavía en vilo, es la de Georgia, entre el republicano Brian Kemp y la demócrata Stacey Abrams, que busca convertirse en la primera gobernadora afrodescendiente de un estado estadounidense.

En Colorado, los electores escogieron al demócrata Jared Polis, quien será el primer gobernador estadounidense abiertamente homosexual.

En el muy conservador Kansas, la demócrata Laura Kelly fue la sorpresa al vencer al favorito, Kris Kobach.

De los 50 estados, solo 36 estaban en liza el martes.

*Con información de AFP

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo