Un mar y los 33 años que separaron a una madre de su hijo

Nueve mil 357 kilómetros es la distancia que separa a las capitales de Guatemala y Alemania.

Por Jerson Ramos

Carlos Haas es un hombre de 33 años que reside en Alemania. Es esposo y también es padre de un niño y una niña. En febrero pasado se reencontró con su madre, Victoriana Saucedo, y para eso tuvo que atravesar el océano Atlántico a bordo de un avión.

El hecho fue posible por la intervención de la Liga Guatemalteca de Higiene Mental (LGHM), entidad que gestionó el contacto entre Haas y Saucedo.

Él nació en Guatemala en 1985. En esa época se vivía en el país un conflicto armado. La guerra interna se desarrolló entre 1960 y 1996, cuando se firmó la "Paz, firme y duradera".

La historia de Carlos y de Victoriana es igual a la de cientos o miles de niños y madres que fueron separados de manera violenta durante la guerra guatemalteca, según relata el informe de la Comisión para el Esclarecimiento Histórico (CHE) y el informe de la Recuperación de la Memoria Histórica (Remhi).

También puedes leer: Inicia juicio contra Alfonso López Alonzo por masacre Las Dos Erres

Madre e hijo, unidos otra vez

Augsburgo, a una hora de Múnich, es la ciudad en donde Carlos y su familia viven. El 15 de febrero pasado tenía una cita en Chiantla, Huehuetenango, para conocer a Victoriana.

Entre las capitales de Guatemala y Alemania existe una distancia de nueve mil 357 kilómetros, según la página GeoDatos.net.

El día de la reunión Carlos, su esposa July y sus hijos Valentín y Cecilia, fueron recibidos con música de marimba y los truenos que se escuchan cuando se activa la pólvora de los cohetillos.

La LGHM ha trabajado durante 20 años en la unificación de familias que fueron separadas por la guerra en Guatemala. El caso de Carlos y Victoriana es el número 465, según los registros de la entidad.

También puedes leer: El abrazo que una madre ha esperado por más de 30 años

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo