Empresario es ligado a proceso en el caso "Traficantes de influencias"

Juan Milton Molina Botrán tendrá que cancelar una fianza de Q100 mil para permanecer en arresto domiciliario.

Por Jerson Ramos

El empresario Juan Milton Molina Botrán enfrentará proceso por cohecho activo, determinó el Juzgado Décimo de Primera Instancia Penal.

Molina Botrán es vinculado por el Ministerio Público (MP) y la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) al caso "Traficantes de influencias".

La decisión de la judicatura fue de procesar al señalado por supuestamente haber pagado una comisión ilegal o un soborno a una estructura criminal que gestionaron ante la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT) la devolución del crédito fiscal para la empresa que representa.

Se presume que la entrega de esa comisión ilegal era un requisito para que las personas que conformaban la referida red solicitaran de manera irregular el crédito fiscal, de acuerdo con las investigaciones.

La decisión de la judicatura contempla un beneficio para el sindicado, pues se le permitió guardar arresto domiciliario.

Molina Botrán gozará de la referida medida sustitutiva a la prisión preventiva después de que cancele una fianza de Q100.

Se informó que la audiencia de primera declaración del ahora procesado se desarrolló en el interior de un hospital privado, pues el sospechoso tiene quebrantos de salud.

También puedes leer: Juez resuelve el caso “Traficantes de influencias”

Empresario sospechoso

Las pesquisas del MP y de la CICIG vincularon a la empresa Reforestadora de Palma El Petén (Repsa) y a sus representantes Hugo Alberto Molina Botrán, Juan Milton Molina Botrán y Carlos Enrique Arévalo García.

De acuerdo con los antecedentes del caso, el encargado de tramitar la devolución del crédito fiscal de la empresa fue Geovani Marroquín Navas, extrabajador del ente recaudador y sospechoso en los casos "La Línea" y "Aceros de Guatemala".

"Para los expedientes de Repsa, se utilizó el mecanismo del amparo para dar apariencia de legalidad, pues lo que realmente agilizaba el trámite eran las gestiones de Geovani Marroquín.

Los expedientes de Repsa fueron tramitados en un aproximado de 600 días, lo que podría considerarse rápido respecto a otros que ingresaron en la misma fecha", se detalla en el caso.

También puedes leer: El caso "Traficantes de influencias" salpica a un juez, un diputado y un ex vicepresidenciable

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo