Presencia de ministros para respaldar a Jovel en la CC desgasta imagen del Gobierno, según analistas

Por Nancy Alvarez

La presencia de ministros de Estado en la vista pública en la Corte de Constitucionalidad (CC), en la cual la canciller Sandra Jovel expuso sus argumentos con relación al amparo provisional que suspendió el retiro del embajador de Suecia, Anders Kompass, fue analizada hoy en el programa A Primera Hora, de Emisoras Unidas.

Como invitados en cabina participaron Adrián Zapata, analista político; y Omar Barrios, director del Centro de Estudios de Derecho (Cede).

Ayer, tras finalizar la actividad en la CC, Jovel indicó que la presencia de los funcionarios se debía al "apoyo al estado de Derecho, la democracia y a la Constitución Política de la República".

A criterio de Barrios, el hecho de que los ministros hayan acudido a la CC es “una acción administrativa inservible e improcedente”, pues tienen funciones por realizar dentro del papel que juegan en la estructura del Estado y una de esta no es acuerpar discusiones de este tipo de temas.

El entrevistado no ve fundamento para que ministros tengan que asistir en pleno a respaldar de esa manera, porque hasta cierto punto es un mensaje de injerencia, aunque muy sutil, hacia la CC. “Quizá quisieron enviar un mensaje de que están unidos, pero era casi una orden para que asistieran y políticamente no les iba a resultar”, refirió.

En tanto, Zapata calificó a los funcionarios como “un equipo de acarreados”, y consideró que es obvio que hubo alguna insinuación de que el gabinete en pleno apoyara la acción de la ministra de Exteriores y no fue una decisión a título personal.

El analista consideró que lo ocurrido ha creado es una reacción en contra, incluso para quienes están de acuerdo con la acción del Minex.

“Probablemente estaban allí con el propósito de incidir en el ánimo de los magistrados para la decisión que ellos tomen. Hay que analizar si ese acto de presencia y de presión no termina siendo una interferencia de un poder en otro. Que el Ejecutivo en pleno vaya a tratar de presionar a un órgano jurisdiccional me parece que es un acto de interferencia de poderes”, expresó.

Asimismo, aseguró que esto afecta la imagen del presidente y de quienes se presentaron a la vista pública. “Hay ministros a quienes su presencia en la CC los desgasta y están sufriendo por no haber tenido la valentía de negarse a ir”.

“El Presidente y su Gobierno a nivel internacional “quedan muy mal” porque Anders Kompass es un personaje muy conocido, de mucho prestigio a nivel internacional en el ámbito de Naciones Unidas y en general en el ámbito interno. Que el presidente y su gabinete haya hecho esa acción deja aún más debilitada su imagen”, agregó el analista.

Por su parte, Barrios añadió que la simple presencia puede ser injerencia desde el punto de vista político, pero no jurídico, pero que tomando en cuenta que es un Gobierno débil, el peso que puede tener su presencia en la CC no tendría alguna afectación en el trámite del amparo.

El futuro de CICIG

Diferentes lecturas se han dado con relación a la decisión tomada por el Gobierno para pedir el retiro del embajador de Suecia, Anders Kompass, y una de ellas es que podría ser una acción para de cierta manera debilitar a la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), pues ese país es uno de los mayores financistas.

Los entrevistados se refirieron al tema de las acciones desarrolladas por la comisión y el futuro que podría tener, ya que su mandato finaliza el próximo año.

Según el director del Cede, aunque se escucha que el Gobierno guatemalteco no renovará el mandato, considera que sí lo hará, pero posiblemente con algunos cambios o de manera parcial.

“Serán tantas las presiones que recibirá o tantas las injerencias, o quizá porque convenga, pero el presidente saldrá con una especie de renovación parcial donde inventarán un acuerdo de ampliación solo de transición o de complemento”, refirió.

Y manifestó que CICIG necesita una profunda revisión, pues es un mandatado que está distorsionado en su función, aunque ha colaborado en el combate a la corrupción.

Zapata, por su parte, detalló que existe una coincidencia coyuntural entre los intereses de Estados Unidos y de los guatemaltecos para que el Estado de Guatemala sea saneado.

Destacó que los intereses de seguridad nacional de la nación norteamericana van más allá de sus fronteras y parte de los controles que desarrolla incluyen actuar contra gobiernos cooptados por mafias y crimen organizado, y la CICIG ha jugado un rol en ir desarticulando esos procesos en Guatemala.

“Las presiones de EE.UU. van a ser fuertes y el propósito de trasladar la embajada en Israel a Jersualén es insuficiente como para que Jimmy Morales piense que esas presiones van a disminuir. Creo que la CICIG va a continuar”, puntualizó.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo