Alcalde de Coatepeque sigue retenido y bajo amenazas de muerte, confirma su hermano

Por Nancy Alvarez

El alcalde de Coatepeque, Quetzaltenango, Alfonso García-Junco Hemmerling, continúa retenido por un grupo de personas, según lo confirmó su familia este viernes.

El jefe edil se encontraba verificando anoche el cumplimiento de los acuerdos alcanzados en una mesa de diálogo, en la que fue mediador, por temas relacionados con la energía eléctrica, cuando fue tomado como rehén junto a otros trabajadores municipales en la comunidad de San Vicente Pacayá.

Durante una entrevista con Emisoras Unidas, su hermano, Marcelino García Junco, se refirió a la situación del alcalde, y aseguró que aparentemente son integrantes del Comité de Unidad Campesina (CUC) y representantes de la denominada “resistencia” los responsables de estos hechos.

Todavía está detenido, pero las fuerzas de seguridad y delegados de la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH) no han podido acceder para liberarlo. “Mi hermano les pidió que se retiraran porque sino lo matan”, dijo.

“Ellos no quieren platicar con nadie, dentro de estas organizaciones se escuda gente que va contra la ley y no quiere entrar en razón. Sabemos que hay gente armada, incluso contratan mareros de otros lugares”, aseguró el entrevistado.

Explicó que los inconformes exigen que sea restablecido el servicio de energía eléctrica en el área y advierten que permitirán el ingreso de personal de Energuate para realizar los trabajos correspondientes, pero sin acompañamiento de la Policía Nacional Civil (PNC).

“Los señores de Energuate no quieren ingresar al área si no llevan policía, eso nos pone entre la espada y la pared. Se está jugando la vida de cinco personas solo porque ellos no quieren entrar sin seguridad”, expresó García-Junco.

Por ello, detalló que los pobladores se organizaron para contactar a un grupo de técnicos privados con conocimiento en esta materia, quienes están dispuestos a ingresar al sector y hacer la reconexión. Pero, solicitó a la empresa distribuidora que les provea los materiales necesarios para poder hacerlo.

Mynor Amézquita, portavoz de Energuate, detalló que se trata de un área en donde se ha podido constatar que existen riesgos, por lo cual es complicado que las brigadas ingresen sin seguridad para restablecer el servicio.

Según dijo, desde ayer se empezaron a realizar los trabajos de reconexión en las comunidades que aceptaron los acuerdos en las mesas de diálogo y está previsto que hoy puedan finalizarlos. Pero al punto donde se mantiene el conflicto no han accedido, tomando en cuenta los riesgos para su seguridad.

Amézquita lamentó la situación que se vive y se solidarizó con la familia del alcalde de Coatepeque y de las otras personas que están retenidas. Detalló que García-Junco ha realizado un proceso fuerte para la negociación.

Asimismo, aseguró que la compañía está en contacto con autoridades ediles y dispuesta a brindar todo el apoyo y respaldo necesarios para encontrar una solución, porque hay vidas en riesgo.

Conflictividad

El comunicador de Energuate explicó que las comunidades de ese sector tienen más de ocho años de no permitir el ingreso de Energuate para el mantenimiento y de no realizar los pagos por el servicio de energía eléctrica.

Tras un diálogo sostenido, solo cinco comunidades estuvieron de acuerdo con suscribir un convenio que permitió que se empezara a trabajar en la reconexión; sin embargo, cuatro más se negaron y mantienen la resistencia, siendo en una de estas en donde se mantiene secuestrado al alcalde.

En las que sí se lograron acuerdos, ayer empezaron con los trabajos de limpieza, mantenimiento y sustitución de elementos de la red.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo