¿Qué implica la actividad de inteligencia y cuáles son sus límites?

Por Nancy Alvarez

Manuel Ugarte, un experto argentino en legislación de seguridad e inteligencia que se encuentra en Guatemala para participar en un seminario sobre este tema, explicó hoy en el programa A Primera Hora, de Emisoras Unidas, de qué se trata este concepto y cuáles son sus límites.

La actividad en donde participará esta tarde se denomina “Los Servicios de Inteligencia en Sociedades Democráticas” y se realizará en un hotel capitalino.

De acuerdo con Ugarte, la inteligencia se refiere al “conocimiento elaborado por el Estado para obtener anticipación y elaborar políticas y actividades respecto a las amenazas más importantes contra la seguridad del Estado”.

Según indicó, la recopilación de información que se hace por medio de esta actividad sirve al Estado para anticipar fenómenos y buscar soluciones.

“No es una actividad secreta, pero tiene que tener secretos, entre estos las identidades de quienes la practican, fuentes de que se valen, métodos y actividades”, añadió.

La inteligencia es absolutamente imprescindible para todo estado moderno, pues no se puede tomar decisiones en materia de amenazas a la seguridad, sin tener ese conocimiento que le brinda esta práctica, resaltó el entrevistado.

Los dos aspectos fundamentales que marcan esta actividad en un Estado democrático son los límites y controles.

El control más habitual lo ejercen las comisiones legislativas, como en el caso de Estados Unidos, que cuenta con la actividad de inteligencia más importante del mundo, con más inversión y más medios.

Aunque en otras naciones se designan comisiones de especialistas o inspectores para controlar bajo la supervisión del legislativo, o bien hay Ministerios que a veces funcionan como órganos de control.

Debido a que los abusos son frecuentes en la actividad de inteligencia, la prensa, junto con la opinión pública y sociedad civil, son los primeros y más eficientes controles, aseguró el experto.

Y resaltó que la diferencia entre países con o sin controles eficaces en este tema es que en los primeros las irregularidades se cometen, pero se pagan; mientras que en los segundos, los responsables no responden por esos actos.

Lee también: Datos de Inteligencia Civil reportan que en el país hay más de 15 mil pandilleros

Al ser consultado acerca de hasta dónde llega la inteligencia y se convierte en espionaje, dijo que la inteligencia en un estado democrático no puede abarcar todo, sino estar limitada exclusivamente a las reales amenazas contra el Estado y contra la seguridad del Estado y el sistema democrático. “Lo que salga de esto ya no es inteligencia legal”.

“La característica fundamental de la actividad de inteligencia en un Estado autoritario es que lo abarca todo, pero en uno democrático, la inteligencia debe tener precisos límites, sobre todo en el interior del país”, manifestó.

Riesgo de militarizarse

De acuerdo con Ugarte, lamentablemente hay una tendencia de que se militarice la inteligencia, aunque en la actualidad en ningún país institucionalmente desarrollado del mundo esta actividad se encuentra exclusivamente en manos militares.

Lee también: Sugieren que inteligencia del Estado sea transparente

“La inteligencia militar se debe ocupar exclusivamente de las amenazas militares externas y no debe tener injerencia en la seguridad interior. La inteligencia debe estar en manos civiles”, aseguró.

De igual forma, hizo referencia a que “un Gobierno que depende de la inteligencia militar para obtener información es un gobierno a medias”.

Y finalizó indicando que algo que es propio de la soberanía del Estado es su seguridad pública, defensa e la inteligencia. Además, resaltó que la inteligencia debe tender al bien y protección del Estado y al bien común.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo