“Hay que construir viviendas donde la gente trabaja”, Eduardo Tabush, presidente del FHA.

El titular del Instituto de Fomento de Hipotecas Aseguradas (FHA) explicó la iniciativa de ley que promueve el acceso a financiamiento para viviendas de interés social urbana, la cual considera que reducirá el déficit habitacional y dinamizará la economía por medio de la construcción.

Por Joel Maldonado

La demanda de vivienda es uno de los factores que busca atender la iniciativa de ley Reactivación Económica y Ahorro para la Familia por medio de la creación del Instituto de Ahorro para la Vivienda (Avi).

¿Cómo será la atracción para que inmobiliarias atiendan el mercado de vivienda?

El Avi ayudará a que los guatemaltecos ahorren de manera obligatoria desde el descuento en nómina. Dicho ahorro generará riqueza para que más de un millón de derechohabientes puedan obtener un crédito sin enganche y sin fiador. El instituto es un modelo de las entidades que operan en México y Colombia, que dan acceso de manera sostenible a financiamiento para vivienda a un enorme segmento de la población. Se estima que 95 de cada cien hogares deberían estar comprando vivienda al año, pero ese segmento no se está atendiendo, los mexicanos son más ricos a consecuencia de que se les obliga a ahorrar como efecto de que ese ahorro les da acceso a financiamiento para vivienda y en cambio, los guatemaltecos son más pobres.

¿Cómo hacer para que las inmobiliarias ofrezcan atractivos proyectos?

Hicimos una encuesta en el Transmetro en la mañana que nos demostró que siete de cada 10 de los dos millones que entran a trabajar a la ciudad comprarían un apartamento urbano de Q250 mil cerca de un transporte público, esa demanda existe hoy y no está siendo atendida. Quizás tenemos la mejor oferta habitacional en el rango de precios a nivel latinoamericano con la tercera tasa hipotecaria más baja de la región, que solo nos gana Panamá y Chile, y tenemos el enganche más bajo del continente, ni en Estados Unidos se puede comprar una casa con el 5% de enganche como es acá gracias al FHA; tenemos las condiciones, el suelo fértil, lo que falta es ayudar a los guatemaltecos a ahorrar y darles acceso a crédito garantizado.

¿Qué propuestas ha escuchado del sector privado para atender ese segmento?

Tenemos una colaboración cercana con la Municipalidad de Guatemala con la que estamos desarrollando un reglamento de construcción para vivienda de interés social urbano, ya empezaron a presentarles proyectos de vivienda, se necesita para densificar la ciudad y poder construir cientos de unidades habitacionales urbanas, que son edificios de seis pisos sin elevador ni parqueo, siempre y cuando quede a menos 500 metros cuadrados de una línea de transporte pública. ¿Por qué? Porque cuando se sube de cinco a seis niveles se incrementa la edificabilidad y se baja el costo por unidad hasta 17% y que sea a un precio de Q250 mil. Hay que densificar las zonas, el 95% de la construcción en la zonas de la capital es de uno o dos pisos, y con la iniciativa de vivienda social se pueden construir hasta 42 unidades en cualquier terreno de 500 metros cuadrados y eso significa una oferta habitacional urbana; ¿cómo se acabará el trafico? No es construyendo autopistas, sino hay que hacer viviendas donde la gente trabaja, y nos dimos cuenta por medio de otro estudio que hoy hay cien mil familias que podrían comprar un apartamento urbano entre Q150 mil y Q400 mil.

¿Cuál es el interés del FHA de impulsar ese tipo de proyectos de ley?

No es una propuesta per se del FHA, pero lo apoyamos porque nos apasiona la vivienda social, que es la manera que transforma las vidas de las familias a tener una vivienda digna. No se puede hablar de educación o salud sin hablar primero de vivienda, de qué sirve que funcione el hospital si el paciente que se sana vive en un lugar donde sufre de aire?.

¿Considera que hay interés político para aprobar esa iniciativa de ley?

Tengo fe que sea avalada este año, creo que hay conciencia por los diputados porque esta no es una iniciativa que pelea con algún segmento o institución, no le mueve la silla a nadie, es una política social que pone a la familia en el centro de la discusión, que solo tiene mejoras para todos porque esta enorme demanda de vivienda creará empleo. Llevamos los últimos 50 años jugando al desarrollo económico, pero falta una parte de la economía que debe tener un alto porcentaje en el producto interno bruto, la vivienda es el segmento de la economía que va a cambiar este país.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo