La esposa del primer ministro israelí, Sara Netanyahu, inculpada de "fraude"

Desvió 100 mil dólares para servicio de comida en la residencia presidencial.

Por AP y AFP

La esposa de Benjamin Netanyahu, el primer ministro israelí, Sara Netanyahu, fue inculpada este jueves por "fraude" y "abuso de confianza", anunció el Ministerio de Justicia.

Sara Netanyahu, objeto de una investigación policial desde hace más de un año, está acusada de hacer pagar decenas de miles de dólares de gastos domésticos al contribuyente.

Netanyahu está acusada de malversar fondos públicos al ordenar cientos de comidas para la residencia oficial del primer ministro, valoradas en más de 100,000 dólares.

La acusación señala que la esposa del primer ministro israelí alegó de forma fraudulenta que entre el personal de servicio de la vivienda no había cocineros, explicó el Ministerio de Justicia israelí en un comunicado.

Un ex subdirector de la residencia del primer ministro también está acusado en el caso.

Sara Netanyahu enfrenta desde hace años acusaciones de comportamiento abusivo y de vivir de forma extravagante y sin contacto con la realidad del país.

Benjamin Netanyahu también está implicado en varias investigaciones policiales por supuesta corrupción.

El primer ministro negó haber cometido delito alguno y calificó las acusaciones contra él y su esposa de caza de brujas por parte de los medios de comunicación.

Antecedentes

La esposa de Benjamin Netanyahu ya ha estado involucrada en escándalos en el pasado, ya que fue acusada de maltrato y abuso de autoridad por parte de sus empleados en 2009.

En sociedad, se le conoce como Lady McBeth moderna o una María Antonieta israelí, debido a los excesos de los que es señalada para conducirse públicamente.

Matrimonio investigado

Su marido también está siendo investigado por presunta corrupción.

En uno de los casos, Benjamin Netanyahu y miembros de su familia son sospechosos de haber recibido un millón de séqueles [240.000 euros, USD 285.000] en puros de lujo, champán y joyería de adineradas personalidades a cambio de favores financieros o personales.

En otro de los casos los investigadores sospechan que el primer ministro intentó alcanzar un acuerdo con el propietario de Yediot Aharonot, uno de los principales diarios israelíes, para lograr una cobertura más favorable.

Netanyahu defiende su inocencia y afirmó que permanecerá en el poder, asegurando que es víctima de una "caza de brujas".

A pesar de estos casos, las encuestas de opinión muestran que el partido de Netanyahu, el conservador Likud, seguiría siendo el más representado en el parlamento si las elecciones previstas en noviembre de 2019 se celebraran ahora.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo