Piloto aviador y socorrista comparten sus experiencias al apoyar en la tragedia por la erupción

Por prevención ante condiciones de riesgo las autoridades suspendieron este jueves las tareas de búsqueda. Rescatistas permanecen a la espera de que la situación mejore y puedan ingresar al área afectada por la erupción.

Por Nancy Alvarez

Los esfuerzos coordinados para apoyar a las víctimas de la erupción del volcán de Fuego registrada el domingo, que dejó al menos 99 fallecidos, han sido constantes de parte de socorristas, policías, militares, empresarios y particulares, e incluso la comunidad internacional.

Durante el programa A Primera Hora, de Emisoras Unidas, se conversó con dos de las personas que han sido parte del proceso de atención a esta tragedia que mantiene de luto al país. Se trata de Ramón Zaghi, piloto aviador y miembro del Equipo Búsqueda y Rescate de Aeroclub de Guatemala; y Marvin Yacón, de Bomberos Municipales Departamentales.

Zaghi indicó que de parte de Aeroclub se ha ofrecido apoyo en tragedias anteriores, como el huracán Mitch, la tormenta Agatha y la depresión tropical Doce-E, que incluyeron lluvia, derrumbes e inundaciones, en donde han establecido “puentes aéreos” para analizar “contra qué se está luchando”.

En este caso fue distinto, ya que las anteriores emergencias se debían a las lluvias y vientos, pero esta se trató de la actividad volcánica. “La experiencia es nueva porque nunca habíamos luchado contra lava, ceniza y un volcán activo”, explicó.

El apoyo que brindan los miembros voluntarios de Aeroclub consiste en poner a disposición sus aeronaves y su tiempo. Son ellos quienes corren con los costos del vuelo, mientras que el club otorga la gasolina.

“Después de pasados los hechos analizamos y sobrevolamos las áreas y se define si se llega por aire o tierra. Básicamente lo primero es dar alimento a las personas que se encuentran incomunicadas”, explicó sobre las acciones que realizan.

 

En este caso, tras realizar el sobrevuelo en el área afectada lograron determinar que un 98% de la ayuda se podía hacer vía terrestre y que no había necesidad de activar un puente aéreo.

El entrevistado destacó que se ha tenido una muy buena coordinación con la Dirección General de Aeronáutica Civil, el Cuerpo de Ingenieros, la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred) y el Instituto Nacional de Sismología, Vulcanología, Meteorología e Hidrología (Insivumeh).

“Es de las primeras veces que tenemos tanta relación con instituciones del Estado. Hemos estado con Gobiernos que no han dejado que nos acerquemos a las instituciones”, dijo.

Asimismo, se refirió a la limitante que representa la arena volcánica para las aeronaves, pues estas pueden absorberla y dañar los motores.

Para Zaghi, lo que más impacta de este desastres es cómo se modificó la topografía. “Todo este material van a tardar décadas en reubicarse y modificará definitivamente todas las faldas del volcán”, expresó.

Además, dijo que en los sobrevuelos han podido determinar que de las entre 500 y 1 mil viviendas que estaban en el lugar, ahora solo pueden verse entre 20 y 30. Es un área devastada, aseguró.

Conmoción ante la tragedia

Marvin Yacón, de Bomberos Municipales Departamentales, confirmó que este jueves desde tempranas horas se presentaron al puesto de comando y permanecen a la espera de instrucciones de parte de la Conred para que puedan ingresar al área y continuar con la búsqueda de las víctimas.

Esto se dio porque la Conred anunció en horas de la mañana que se suspendieron este jueves las labores de búsqueda y rescate de desaparecidos en la zona devastada por la erupción, ya que “las condiciones climáticas y las derivadas del material aún caliente depositado en el área de afectación no son las adecuadas”.

Asimismo, el socorrista compartió su experiencia en la participación en estas labores, la cual aseguró fue distinta a otros desastres en donde ha colaborado con la localización de afectados, pues se trató de un incidente volcánico que involucra material incandescente y cenizas.

De igual forma, se refirió a los momentos difíciles que viven los rescatistas al encontrar los cuerpos sin vida.

“Estamos preparados física y psicológicamente para este tipo de situaciones, pero humanamente llegan momentos impactantes. No puede uno derramar lágrimas, pero hasta cierto punto afecta bastante ver que las personas trataron de escapar y quedaron atrapadas”, dijo.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo