VIDEO. Dramáticos momentos del rescate de nueve cuerpos en la “zona cero”

Un familiar de las víctimas relató que en la vivienda en donde localizaron a estas personas fallecidas residían en total 14, por lo cual aún buscan a cinco desaparecidas.

Por Omar Solís y Juan Carlos Ramírez

Dramáticos momentos se vivieron este miércoles en la denominada “zona cero”, en la aldea El Rodeo, Escuintla, tras ser localizados más cuerpos sin vida de víctimas de la erupción del volcán de Fuego.

Con el rostro cubierto para evitar inhalar la ceniza esparcida en el ambiente y los restos de material volcánico que cubren las calles, Axel Joel Toma López esperaba hoy en cercanías de su vivienda para recibir noticias sobre la ubicación de sus familiares, mientras los rescatistas trabajaban en el área.

En horas de la mañana la tristeza lo embargó, pues tres de sus parientes fueron encontrados sin vida. Esto ocurrió en la comunidad San Miguel Los Lotes, en la referida aldea. Eran dos adultos y un menor quienes se encontraban bajo el material volcánico y los bomberos lograron extraer sus cuerpos.

Con el paso de las horas la búsqueda dio más resultados. Con una mezcla de tristeza, pero a la vez de tranquilidad al conocer el paradero de otros de sus parientes, Axel recibió la terrible noticia: los cuerpos de seis menores de edad fueron encontrados dentro de la residencia familiar.

Cubiertos con sábanas e identificados con letreros en donde constaban sus nombres completos y sus edades, los pequeños fueron retirados en camillas por los cuerpos de socorro y trasladados a la morgue temporal que se habilitó en el área afectada por el desastre.

Eran 14 personas las que habitaban el inmueble, según explicó Alex, por lo cual, las brigadas trabajan para encontrar a otras cinco que siguen desaparecidas.

Una segunda oportunidad

Entre lágrimas, Alex recordó que estar fuera de su hogar el domingo le permitió sobrevivir a este desastre.

“Para la casa venía cuando me vine a encontrar con esto, ya no pude pasar de la entrada del callejón para arriba”, relató sobre el difícil momento que vivió al ver su comunidad pintada de gris por la ceniza y envuelta en una humareda, pues para entonces ya había sido alcanzada por el material caliente que descendió del volcán.

Pese a haber perdido a gran parte de su familia, él está dispuesto a luchar para salir adelante y aprovechar esa segunda oportunidad que asegura Dios le dio.

“Yo sé que de aquí todavía quedamos personas que gracias a Dios nos dio una segunda oportunidad. No queda más que sacar fuerzas y seguir adelante, luchando con lo poco que nos haya quedado. Sé que Dios nos va a seguir ayudando, Dios sabe también por qué hizo esto”, expresó conmocionado.

 

En imágenes

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo