Autoridades prevén un invierno con condiciones por arriba de lo normal

El Insivumeh informó en qué fechas se estará estableciendo la época lluviosa en las diferentes áreas del país.

Por Nancy Alvarez

Autoridades del Instituto Nacional de Sismología, Vulcanología, Meteorología e Hidrología (Insivumeh) y de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred) ofrecieron este viernes una conferencia de prensa para dar a conocer detalles de la época lluviosa 2018.

Sergio García, secretario ejecutivo de la Conred; Eddy Sánchez, director del Insivumeh; y José Román, subdirector de la Dirección de Respuesta de la Secretaría Ejecutiva de Conred, se refirieron a los protocolos que se tienen para atender a la población que pueda resultar afectada por las lluvias y detallaron que el invierno se va a adelantar y tendrá características por arriba de lo normal.

¿Cuándo se asentarán las lluvias?

El director del Insivumeh dio detalles acerca de las fechas en las cuales se establecerá la lluvia en las diferentes áreas del país.

“Hemos tenido ya prácticamente establecido el invierno en la boca costa sur y el suroccidente, esto sucedió entre el 20 y 30 de abril, y ya ha habido condiciones de lluvia extrema”, dijo.

Según las condiciones que se esperan para toda Centroamérica, el invierno se va a comportar por arriba de lo normal durante mayo, junio y julio, en especial en la boca costa suroccidental y hacia las partes norte, sur y noroccidente.

Mientras que en el pronóstico para Guatemala, se podrán tener condiciones de lluvia arriba de lo normal, pero no necesariamente inundaciones. “Lo que sí es que no se debe tener exceso de confianza, pues no se descarta que se den este tipo de situaciones, así como desbordamiento de ríos o derrumbes en las carreteras”, añadió el experto.

De acuerdo con Sánchez, las áreas en donde se esperan más lluvias y se podrían presentar problemas como consecuencia de ello son la costa sur, la parte baja de San Marcos, Retalhuleu, Suchitepéquez y Escuintla, y la parte norte de Quiché, Alta Verapaz, así como el sur de Petén.

Las condiciones de lluvia se van a establecer en la costa sur del 20 al 30 de abril, en la meseta central del 15 al 20 de mayo. “La semana próxima ya vamos a tener lluvia, habrá que tomar precauciones en cuanto a los sistemas de drenaje y alcantarillado, hay que verificar que estén limpios”, señaló.

En el litoral del Pacífico, las precipitaciones se iniciarán entre el 20 al 30 de mayo, y en la región norte del 25 de mayo al 6 de junio. “En Petén, es donde el invierno se establece más tardíamente”, aseguró.

Por aparte, Sánchez mencionó que nivel regional ya se hizo el análisis y se ha establecido cómo se comporta el inicio del invierno, específicamente con base en el establecimiento de los fenómenos de El Niño y la Niña. “En algunas partes ha habido un poco de déficit, principalmente en Zacapa y Chiquimula, así como en el área noroccidental”, explicó.

Temporada ciclónica

Durante el invierno se espera el paso de ciclones, especialmente en el Océano Pacífico, en donde se están dando condiciones para que pueda haber tormentas tropicales.

“Las condiciones son para que en la época ciclónica haya de 12 a 14 tormentas tropicales, de las cuales siete se pueden convertir en huracanes y algunos de estos podrían asentarse en el país”, detalló el director del ente meteorológico.

Además, aclaró que no necesariamente el territorio nacional sería impactado de forma directa por estos eventos, pero sí podría incidir en que crezca la presencia de lluvias.

En tanto, informó que el período de canícula está previsto del 10 al 20 de julio y probablemente se tendría un segundo período de canícula en agosto.

Acciones de prevención

“Se está presentando el protocolo de lluvia, con el objetivo de que todas las autoridades desde nivel local hasta nacional estén enteradas de los mecanismos a seguir para la atención de las comunidades que puedan resultar afectadas”, expresó García.

De igual forma, indicó que aunque no se ha establecido formalmente el invierno en todo el país, ya se preparan las acciones que incluyen albergues y ayuda humanitaria. Para esto último se tienen 220 toneladas de alimentos distribuidas en las diferentes sedes regionales para dar una atención más rápida a los ciudadanos, dijo el secretario.

Román explicó que el Protocolo Nacional para la Temporada de Lluvias y Huracanes 2018 tiene como objetivo “establecer los lineamientos eficientes que permitan realizar acciones de coordinación e intervención interinstitucional y desarrollar las acciones para minimizar el impacto de las lluvias en áreas vulnerables”.

Y expuso que consta de cinco ejes: gestión integral de riesgo, rehabilitación y construcción, mitigación, preparación y respuesta.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo