Tensión en Brasil por fallo que podría enviar a Lula a la cárcel

Bajo fuertes presiones, la corte suprema de Brasil decide este miércoles si el expresidente puede ser detenido mientras se resuelve su apelación a una condena por corrupción.

Por Carlos Alfredo Ordoñez

Las calles de acceso a la corte en Brasilia estaban bloqueadas desde la madrugada y a lo largo de la Explanada de los Ministerios, que desemboca en la plaza de los Tres Poderes, donde se halla el Supremo Tribunal Federal (STF), la policía montaba un vallado para separar a partidarios y adversarios del expresidente Lula da Silva.

Lee también: Justicia brasileña rechaza apelación de Lula da Silva y lo deja al borde de la cárcel

Los once magistrados del STF empezarán los debates a las 14:00 (hora local) y la sesión será transmitida en directo por televisión.

Lula, de 72 años, fue condenado en enero por un tribunal de apelación a 12 años y un mes de cárcel, por supuestamente recibir un apartamento de lujo a cambio de favorecer a la constructora OAS en contratos con Petrobras. El exmandatario, sin embargo, presentó un recurso ante el STF para evitar su encarcelamiento antes de agotar todas las instancias judiciales.

Lula da Silva Lula da Silva. Foto: AFP

Si su recurso (un habeas corpus) es aceptado, podrá seguir en precampaña y apostar a un largo proceso en los tribunales superiores. De lo contrario, podría ser arrestado este mismo miércoles.

El debate sobre la jurisprudencia que permite encarcelar a condenados en segunda instancia desató los profundos antagonismos políticos en la mayor economía latinoamericana y enrareció el clima de precampaña de las elecciones generales de octubre, que se anuncian como las más inciertas desde la restauración de la democracia en 1985.

El martes por la noche, miles de personas desfilaron en Sao Paulo, Rio de Janeiro y otras ciudades al grito de “Lula nunca más”.

Lula, el presidente más popular de la historia reciente de Brasil (2003-2010), se declara inocente en este proceso y en los otros seis que enfrenta, por delitos como tráfico de influencia y obstrucción a la justicia. Los atribuye a una conspiración para evitar que regrese al poder.

Lula da Silva Foto: AFP

El sentido de la decisión de los 11 magistrados es un misterio para todo el mundo, ya que el caso implica a un expresidente que sigue teniendo una amplia masa de seguidores en un país profundamente polarizado. Lula no ha dejado de hacer campaña durante toda su batalla legal, criticando a sus detractores y prometiendo no rendirse.

Se espera que el exmandatario siga el proceso desde el Sindicato de Metalúrgicos de Sao Paulo, cuna de su ascenso que lo llevó desde el gremialismo hasta la jefatura de Estado.

A principios de semana, instó a los brasileños a aceptar con calma el veredicto que salga de su tribunal.

Vivimos en tiempos de intolerancia e intransigencia contra las personas e instituciones”, señaló. “Por esta razón, este es un momento donde debemos pedir serenidad. Serenidad para que las diferencias ideológicas no sean una fuente de desorden social”.

*Con información de AFP y AP

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo