“Era un excelente estudiante”, señala familiar del desaparecido Marco Molina Theissen

María Molina dijo que luego del secuestro de su hermana y la desaparición de su hermano tuvo temor y renunció a su trabajo en la Usac.

Por Nancy Alvarez

Este martes continúa el juicio por el caso Molina Theissen, en el cual están procesados cinco militares en situación de retiro.

Hoy fue una familiar del niño Marco Antonio Molina Theissen quien tomó la palabra en la audiencia que se desarrolla en el Tribunal de Mayor Riesgo C, en seguimiento a la desaparición ocurrida hace 37 años.

Se trata de María Eugenia Molina Theissen, hermana mayor del desaparecido, quien declaró en calidad de testigo.

Al ser cuestionada acerca de quién era Marco Antonio y a qué se dedicaba, respondió: “Era estudiante, cursaba tercero básico en el Instituto Guatemalteco Israelí, un pequeño colegio en la colonia La Florida”.

“Era un excelente estudiante, tenía notas muy altas, era el abanderado del colegio”, añadió.

Y dijo que a su hermano, “como a todo muchachito”, le gustaba salir a visitar a sus amigos, con quienes hacían tareas juntos y jugaban fútbol. Recordó además que le gustaba andar en patineta y bicicleta.

“Temía por mi seguridad”

De acuerdo con la Fiscalía, Emma Guadalupe Molina Theissen, hermana de Marco Antonio, fue detenida en un retén militar el 27 de septiembre de 1981 en Santa Lucía Utatlán, Sololá, señalada de trasladar documentos calificados como propaganda de estudio y de discusión política.

Fue trasladada a una zona militar, de donde logró escapar nueve días después. Presuntamente, habría sido víctima de múltiples abusos en ese lugar.

En tanto, el 6 de octubre de ese mismo año, supuestos integrantes del Ejército llegaron a la vivienda de la familia, ubicada en la capital, y se llevaron a Marco, quien en ese momento tenía 14 años de edad. Hasta ahora se desconoce su paradero.

La testigo trabajaba en la Universidad de San Carlos cuando ocurrieron los hechos, y en la diligencia fue cuestionada acerca de si continuó haciéndolo luego de ello.

“No, inmediatamente dejé de asistir porque temía por mi seguridad y la de mi familia. Renuncié el 14 de octubre de 1981 a mi puesto en la Universidad”, dijo.

Procesados

En este caso están señalados los militares Manuel Benedicto Lucas García, Hugo Ramiro Zaldaña Rojas, Manuel Antonio Callejas Callejas, Edilberto Letona Linares y Francisco Luis Gordillo Martínez.

Se les atribuyen delitos contra deberes de la humanidad, violación con agravación de la pena y desaparición forzada.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo