Pérez Molina explica su estado de salud y muestra radiografías

El juez Gálvez declaró no ha lugar a la petición de libertad condicional hecha por el exgobernante, por lo cual continuará en prisión.

Por Edwin Bercián

El exmandatario Otto Pérez Molina continuará en prisión preventiva, luego de que el juez de Mayor Riesgo B, Miguel Ángel Gálvez, resolviera no ha lugar a la petición hecha por su defensa para que se le concediera libertad condicional por “razones humanitarias”.

En la audiencia de revisión de medidas de coerción estuvieron presentes los médicos particulares de Pérez y expertos del Instituto Nacional de Ciencias Forenses (Inacif).

Los doctores del exgobernante expusieron que este se encuentra propenso a sufrir una muerte súbita, debido a que presenta afecciones cardiacas.

Pérez, quien está procesado en varios casos de corrupción, se encuentra en prisión desde septiembre de 2015.

Muestra radiografías

Al finalizar la audiencia, el exgobernante explicó a los periodistas que padece “fibrilación ventricular maligna”, lo cual aseguró que podría causarle la muerte.

Según Pérez, en esa condición médica, el corazón hace el movimiento para bombear sangre tan rápido que ya no la logra enviar y se produce un desmayo. Aclaró que no necesariamente debe estar hospitalizado, pero no se sabe cuándo ocurrirá una muerte súbita.

“Tengo implantado un aparato, es un cardiodesfibrilador, porque en mi corazón detectaron que tenía un problema que lo que hace es producir la muerte súbita. Para evitar eso se pone el aparato, que previene la situación, pero no da el cien por ciento de seguridad”, dijo.

 

De igual forma, mostró las radiografías en las cuales se observa el aparato que posee en su cuerpo y explicó cómo funciona: “Va a disparar seis veces, si a las seis veces no sale la fibrilación, entonces tienen que atender (a la persona) en 10 minutos, en un hospital de tercer nivel para darle otro tipo de tratamiento”, añadió.

Por aparte, hizo referencia a que “el especialista tiene una computadora que interroga al aparato y el aparato le dice qué está pasando, qué ha pasado, qué eventos se han dado. Guarda los datos entre tres y seis meses y luego los borra para ahorrar energía y guarda nuevos eventos”.

Pedirá nueva audiencia

Pérez indicó que el Ministerio Público (MP) y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) se opusieron a que se le otorgara una medida sustitutiva.

Según el sindicado, Gálvez le indicó que debe hacerse nuevos exámenes y contar con los resultados actualizados de la información almacenada en el dispositivo. Posteriormente, solicitar una nueva audiencia para que se pueda tomar una decisión.

“Esto nos podría llevar dos o tres semanas para poder actualizar todos los datos y solicitar la audiencia lo más pronto posible para que el juez la pueda programar”, señaló.

Acerca de cómo se harán las evaluaciones médicas, indicó que puede ser que solicite permiso para salir de prisión y acudir a una clínica o que se ingresen los aparatos al centro carcelario, pero esto “dependerá de lo que diga el especialista”, resaltó.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo