Los salesianos rinden homenaje a uno de los suyos, Mons. Óscar Julio Vian Morales

Un grupo de catedráticos del colegio salesiano Don Bosco fue el encargado de ingresar el féretro, luego se leyó un Responso y el encargado de la reflexión fue el padre Hugo Estrada.

Por Esvin Lopez

Los restos mortales de Monseñor Oscar Julio Vian Morales dejaron un momento el altar mayor de la Catedral Metropolitana para ser llevados a su "alma mater", a Don Bosco.

El Arzobispo Metropolitano falleció en las primeras horas del sábado 24 de febrero. A partir de entonces, su cuerpo fue velado en primera instancia en la Parroquia El Calvario, luego en la máxima sede de la iglesia católica.

Miles de fieles pasaron a despedirse del prelado con el féretro expuesto, de tal manera que pudiesen ver su rostro por última vez.

Llegada a Don Bosco

Un grupo de catedráticos de esa casa de estudios llevaron en hombros a quien fuera su director, maestro y guía espiritual. Entre nostalgia, lágrimas, pero también con la esperanza de la vida eterna, fue recibido el féretro con total solemnidad.

Tras su llegada al altar mayor del Santuario Expiatorio del Sagrado Corazón de Jesús, se leyó un Responso, u oración fúnebre, ante una multitud que abarrotó la parroquia.

Nos hemos unido para recordar a este hermano, Oscar Julio Vian", dijo el sacerdote Hugo Estrada, quien fue el encargado de la reflexión.

El párroco dedicó varias palabras con respecto al Arzobispo, resaltando su amabilidad y el especial trato con los jóvenes. También habló sobre varios pasajes que pudo compartir con él.

Cuando era pequeñito en el colegio, lo veía. A su hermano, Enrique, sí le di clases, era muy bueno para jugar futbol, por eso le decían el maestro".

También comentó que luego se tuvo que marchar a un seminario salesiano. Mencionó, además, a algunos de los compañeros que tuvo Vian Morales, como el caso del cardenal hondureño Óscar Andrés Rodríguez Maradiaga.

Entregado a los jóvenes, a donde él iba, era entregado a su profesión", añadió Estrada.

En imágenes

Estrada mencionó que no podía dejar de viajar para atender a la gente, a pesar de que el oftalmólogo le recomendó no hacerlo, ya que se le había desprendido la retina.

"El murió un 24 y en un sábado, que aquí los salesianos dedicamos a la Virgen María", indicó el párroco de la iglesia La Divina Providencia, al mismo tiempo que comentó que cuando pudo visitarlo por algunos minutos, lo vio muy mal de salud. "Entonces oré por él", dijo.

Monseñor Oscar Julio se nos ha adelantado, nada más".

Sirvió como obispo en Petén

Sirvió como obispo en Quetzaltenango

Sirvió como Arzobispo en Guatemala", finalizó el padre Hugo Estrada, pidiendo aplausos para Vian Morales.

Así fue el Responso

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo