Científicos hablan sobre posible megaerupción en las Islas Canarias

La actividad sísmica registrada durante las últimas semanas en el archipiélago canario ha despertado el interés de los vulcanólogos.

Por Carlos Alfredo Ordoñez

La actividad sísmica registrada recientemente en el archipiélago de las Islas Canarias ha levantado alertas entre la comunidad científica. Desde principios de octubre, la zona ha producido cientos de temblores alrededor de un enorme volcán que lleva casi medio siglo dormido.

Esta irregularidad, calificada como un “enjambre sísmico”, mantiene preocupados a los expertos, quienes temen que esta fuerte actividad provoque una erupción del volcán Cumbre Vieja, desatando un megatsunami con olas de 600 metros de altura, que sumergiría al noreste africano y al sur del Reino Unido en cuestión de horas.

Costas imagen ilustrativa. Foto: pixabay.com

Ante el surgimiento de esta catastrófica teoría, un equipo de científicos viajó al archipiélago español para monitorear los movimientos alrededor del coloso. El grupo de investigadores se dio a la tarea de realizar diferentes tipos de análisis lecho subterráneo, para así determinar el nivel de alarma que realmente supone esta anomalía.

A través de un comunicado, el Gobierno de Canarias publicó los resultados de las pruebas preliminares, los cuales, para tranquilidad de muchos, han hecho disminuir la preocupación; al menos por ahora.

El Comité Científico de Evaluación y Seguimiento de Fenómenos Volcánicos (CCES) ha concluido que la actividad volcánica no supone ninguna situación de riesgo para la población”.

Las autoridades aclararon, no obstante, que se mantiene la actividad magmática en la zona.

Se realizará un continuo seguimiento (…) ya que no se puede dar por finalizado el episodio”.

Según datos del Instituto Geográfico Nacional de España (IGN), La Palma registró medio centenar de sismos, el mayor de los cuales alcanzó una magnitud de 2.7, entre el 13 y 15 de octubre.

Islas Canarias Islas Canarias. Foto: AFP

Volcán japonés despierta después de seis años

Al menos cuatro ciudades y localidades de la prefectura de Miyazaki reportaron caída de ceniza proveniente del volcán Shinmoedake, que el pasado 11 de octubre entró en erupción tras permanecer “dormido” durante alrededor de seis años.

El coloso está situado en la frontera entre las localidades japonesas de Kagoshima y Miyazaki.

Un día después, la columna de cenizas llegó a elevarse hasta los 1 mil 700 metros (5 mil 600 pies) por encima del cráter, según datos de la Agencia Meteorológica de Japón.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo