Ley de Aguas debe estar fundamentada en equidad, eficiencia económica y sostenibilidad ambiental, asegura experta

Los invitados en el programa A Primera Hora resaltaron la necesidad de dialogar sobre el tema para unificar intereses y poder crear una ley que regule la utilización del vital líquido.

Por Nancy Alvarez

La falta de regulación del uso de agua en Guatemala fue el tema abordado este martes en el programa A Primera Hora, de Emisoras Unidas. Además, se dialogó sobre las casi 30 iniciativas que han sido presentadas en los últimos años en el Congreso de la República para crear una ley que permita el ordenamiento del acceso a este líquido vital.

Como invitados en cabina participaron Andrea Bolaños, integrante del equipo técnico del tema del agua del Comité Coordinador de Asociaciones Agrícolas, Comerciales, Industriales y Financieras (CACIF); Amílcar Pop, diputado de la bancada Winaq; y Elisa Colom, especialista en legislación de temas del agua.

Lee también: Cinco temas que dejarán pendientes los diputados

Los tres invitados coincidieron en la necesidad de aprobar una ley que regule el uso doméstico e industrial del agua.

Para Colom, en el país debe existir certeza jurídica respecto al aprovechamiento de ese líquido en el carácter ambiental y económico.

A su criterio, Guatemala es un país con amplia disponibilidad de agua. “Hemos comprometido el 25 por ciento de esa disponibilidad teórica que dicen los hidrólogos que aún tenemos, pero no tenemos capacidad para gestionarla”, detalló.

Según mencionó, hace falta información, infraestructura, presupuesto e institucionalidad que integren a los usuarios en espacios de aprovechamiento del agua.

En tanto, Bolaños resaltó: “debemos tener una ley de aguas y es necesario. Si seguimos sin tener una regulación clara sobre el uso del agua los problemas van a continuar. Como ciudadanos guatemaltecos todos debemos apoyar la creación de una ley de aguas”.

Por qué no avanza la discusión

A criterio de Colom, la discusión no avanza porque no todas las personas entienden el objetivo de la ley de la misma forma.

Colom recordó que recientemente la Universidad de San Carlos de Guatemala, el Ministerio de Ambiente y otras entidades convocaron a más de 35 diálogos en todo el país para abordar la regulación del agua. Añadió que se tiene “mucho que aprender de los pueblos indígenas en relación a cómo manejan el agua”.

El diputado Pop explicó que no se ha logrado legislar porque el Congreso es convergencia de diferentes intereses.

“Cada diputado representa diferentes intereses y no ha habido coincidencia de legislar a través de un solo interés, que es el pueblo de Guatemala”, señaló.

Además Pop mencionó que, a su criterio, existen cinco puntos en los cuales no se ha alcanzado acuerdos:

  1. Industria extractiva: Es un punto muy importante en el país por el uso, contaminación y necesidad de saneamiento que hay, dijo el legislador.
  2. Industria del agro: “La industria alimenticia en Guatemala es muy incidente en el uso del agua, los porcentajes son altísimos en su utilización. En los últimos cien años ha sido la que más ha consumido”.
  3. Comercialización: La comercialización de agua pura y cualquier tipo de bebidas se ha vuelto ahora un importante negocio en virtud de que no hay regularización.
  4. Responsabilidad económica basada en la constitución: La carta magna define por naturaleza el agua como un bien de uso y dominio público y por lo tanto no es de nadie.
  5. Agua y pueblos indígenas: Este es otro de los puntos que no ha podido integrarse al debate. El autogobierno y autogestión que tienen estas comunidades no han sido considerados y ello puede generar conflictos.

De acuerdo con el parlamentario, los pueblos indígenas tienen estructuras importantes en el país para administrar su propia agua y le generan sostenibilidad a ese concepto y al acceso.

Indicó que existen 28 iniciativas de ley de aguas, pero ninguna con dictamen. “Hay tres vigentes en discusión, pero sin dictamen”.

“Hasta el momento ninguna agrupación indígena está de acuerdo con ninguna iniciativa de ley en su totalidad porque no cumple con sostenibilidad, administración y uso de agua que ellos le dan”, mencionó Pop.

 

Cómo debe ser la legislación

Una legislación sobre este líquido debería estar fundamentada en equidad, eficiencia económica y sostenibilidad ambiental, y sobre todo mantener acceso al agua para fines de carácter doméstico, afirmó Colom.

La experta recordó que la iniciativa de ley presentada por el Organismo Ejecutivo a finales del año pasado incluye temas de servicios ambientales, pero no la tasa a imponer por contaminación, lo cual debería existir.

Bolaños señaló que el CACIF presentó ayer en el Legislativo un conjunto de artículos que busca integrar a discusión sobre el tema de ley de aguas.

“Se está proponiendo crear un ente técnico y que exista discusión técnica sobre el uso, aprovechamiento y disfrute del agua con el fin de brindar certeza jurídica”, mencionó Bolaños.

El sector empresarial coincide en que el agua es un derecho humano, fundamental y vital y establece como prioritario el uso domiciliar del agua, añadió.

Asimismo, aseguró que el CACIF está de acuerdo con que existan sanciones administrativas en casos donde se utilice el agua de forma irracional.

Retos

Colom resaltó que los retos principales es que el Gobierno asuma que el agua es un bien público y que se necesita una institucionalidad capaz de poner orden y generar confianza entre ciudadanos. Además, que los diputados al Congreso de la República asuman la responsabilidad de emitir una ley.

Dijo también que debe existir una discusión abierta, objetiva, pero no eterna. “Y reconocer que somos un país privilegiado en cuanto al agua, pero que eso no significa que la tengamos todos los días en nuestras casas”.

En tanto, Pop afirmó que “el primer gran reto es superar la impunidad en el uso de agua, pues esa situación ha generado graves efectos en la población guatemalteca en términos generales”.

Y para Bolaños, el primer paso es que todos los ciudadanos estén consientes de la necesidad de tener un marco legal que defina el uso y aprovechamiento del agua. De igual forma se debe entablar una discusión y crear una institucionalidad técnica.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo