HRW: Pacientes en Guatemala “sufren innecesariamente” porque no pueden acceder a medicamentos contra el dolor

La organización internacional presentó un estudio en donde reveló que el acceso a fármacos que disminuyan el dolor es limitado para los pacientes en Guatemala.

Por Publinews

La organización Human Rights Watch (HRW) presentó ayer un informe sobre Guatemala, en el cual indica que “miles” de pacientes con enfermedades avanzadas sufren de “dolor severo innecesariamente”, esto porque el acceso a medicamentos analgésicos adecuados es limitado.

“Muchos pacientes en Guatemala enfrentan dolores intolerables al final de la vida, pero eso no debería ser así”, expresó Diederik Lohman, director de salud de HRW.

Añadió que el Gobierno podría aplicar medidas para aliviar “el suplicio” que viven esos pacientes.

El informe se denomina “Castigar al paciente: Asegurar el acceso al tratamiento del dolor en Guatemala”, y tiene 68 páginas. En este se manifiesta además la necesidad de reformar “con urgencia” las normas sobre medicamentos.

De acuerdo con el documento, las reglamentaciones restrictivas de Guatemala “suponen un gran dilema ético para los médicos”. Esto porque HRW explicó que es casi imposible para los pacientes conseguir el medicamento para aliviar sus malestares.

Lee también: En Guatemala fallecen 7 mil 250 personas al año por cáncer, según INE

HRW señaló que en el país, los médicos deben usar un talonario de recetas especial para indicar morfina o algún otro analgésico opioide (para calmar el dolor). Además, las recetas deben tener un sello del Ministerio de Salud para ser validadas y que una farmacia pueda venderles los productos.

El procedimiento para obtener dicho talonario es “innecesariamente complejo”, por lo cual a menudo los profesionales de la salud no pueden ofrecer atención adecuada a los pacientes, dice la organización.

La dificultad de conseguir medicamentos

“Me acongoja pensar en todos aquellos pacientes a quienes no puedo ver. Hay tantas personas que no tienen acceso a un médico que pueda recetarles opioides o nadie que los derive a un médico que esté en condiciones de hacerlo”, expresó uno de los doctores entrevistados.

Mientras tanto, HRW dio a conocer que un paciente con cáncer mencionó que cada 10 o 15 días debía viajar a la Ciudad de Guatemala, para lo cual permanecía más de siete horas en autobuses públicos, esto para obtener la medicina que calmara sus dolencias.

Según HRW, debido a que la morfina se elabora con la planta de adormidera, el derecho internacional exige a los gobiernos que regulen quiénes y de qué manera se puede obtener el medicamento. Para ello debe respetarse equilibro para que se prevenga su uso indebido, pero que se le asegure el acceso a los pacientes que lo necesiten.

“Human Rights Watch concluyó que las reglamentaciones de Guatemala no cumplen eses equilibrio”, se detalló.

Asimismo, el informe menciona que algunos hospitales en la capital permiten que las farmacias en los centros asistenciales entreguen morfina tanto a pacientes internados como a quienes no lo están.

Lee también: Derecho a salud, seguridad social y trabajo son los más vulnerados a personas con VIH, según informe

Otra alternativa que los médicos aplican es reutilizar los analgésicos opioides que les quedan a las familias de los pacientes que fallecen, aunque la práctica no es lícita, pero sí tolerada, señala el documento.

“Los médicos no deberían tener que torcer las leyes para brindar atención adecuada a sus pacientes”. “Este gobierno tiene la oportunidad de resolver este problema de larga data de una vez por todas”, concluyó Lohman.

Cifras

  • El informe se elaboró a partir de entrevistas a 79 personas
  • Dentro de los consultados se incluyó a 37 personas con cáncer o familiares de estas
  • También se incluyó a 38 trabajadores de la salud
  • Según HRW, cada año al menos 5 mil guatemaltecos con cáncer y VIH-SIDA “viven y mueren padeciendo dolor”
  • Cerca de 28 mil 500 guatemaltecos, incluidos 1 mil 500 niños, necesitan cuidados paliativos cada año
  • De los cerca de 14 mil médicos que hay en el país, solo entre 50 y 60 pueden recetar morfina, y todos están en la ciudad de Guatemala.
Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo