EN IMÁGENES. Surfistas nocturnos corren olas en playa de Lima

Se trata de la segunda playa en América Latina donde se puede practicar esta disciplina sobre las olas.

Por AP

Cuando los casi 10 millones de habitantes de Lima se alistan para dormir, un puñado de surfistas baja hasta la única playa de Perú donde se puede correr olas por la noche.

La playa de Pampilla está iluminada por cuatro cañones de luz de 1,000 vatios de potencia que normalmente se usan en los estadios de futbol pero que allí, colocados a 18 metros de alto, llegan hasta 200 metros mar adentro y brindan suficiente iluminación para surfear.

Lee también: Niño surfea cerca de tiburón y la imagen se hace viral

"En pocos lugares del mundo pienso que se puede hacer esto, correr tabla de noche", dijo a The Associated Press Ignacio Gonzalo, un español de 26 años que practica el deporte cuando culmina su trabajo en una agencia de publicidad.

Antes, en 2013, solamente había surfeado una noche de luna llena en Gold Coast, Australia, pero nunca bajo luz artificial.

Jorge Jara, un peruano de 40 años e instructor de surf durante el día, dice que surfear por la noche en una "costa con muchas olas" es como "deslizarse dentro de un estadio de futbol".

El desafío nocturno

No hay tiburones como en algunas playas de Estados Unidos o Australia, pero el mayor peligro que afrontan los tablistas nocturnos, que no superan las dos decenas, es chocarse entre sí debido a las potentes luces que los enceguecen por segundos. Al momento, afirmaron varios entrevistados, no se han producido accidentes.

La Pampilla es la segunda playa de Latinoamérica donde se puede surfear de noche. Desde 1989 la playa brasileña de Arpoador, uno de los mayores símbolos del surf en Río de Janeiro, posee luces artificiales para correr olas incluso de madrugada.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo