L’Envol de Cartier es una incubadora de libertad

En L’Envol no solo destaca el enfoque mitológico de su ingrediente estrella inspirado en el hidromiel, elíxir del Olimpo, sino además el insólito diseño de su envase.

L’Envol de Cartier es una incubadora de libertad
Por Publinews

La casa Cartier define su último perfume como “una estela masculina de alto vuelo que permite elevarse hasta lo más alto, acercándose al ideal”.

Creado con madera de guayacán y notas de miel, y realzado por un almizcle vaporoso, L’Envol posee una fragancia fresca que busca “liberar de las sensaciones conocidas”.

Una cúpula de vidrio amovible

Más que un frasco, esta fragancia viene en una cúpula de vidrio amovible. Objeto precioso y moderno, a la vez nómada y sedentario, esta dosis de vida es inseparable del ser, cómplice del alma cuya energía estimula.

Independiente, el vial de L’Envol de Cartier puede viajar solo, recipiente moderno de un precioso néctar color miel, cuyo amarillo dorado brilla con intensidad.

Un objeto eterno, moderno y tecnológico, cuyo doble uso inaugura un gesto masculino y mecánico que consiste en poner en marcha este vial de vitalidad y despegar.

Con un diseño muy cuidado, este frasco se inscribe en la gran tradición estilística y creativa de Cartier: La del guilloché, cuyo célebre motivo se dibuja en el tapón, y la del perfume recargable, tradición en la que Cartier sigue siendo el precursor con los perfumes Must y Santos.

Inventivo, tanto del punto de vista de su uso como de la tecnología a la que ha debido recurrir Cartier, el frasco del perfume L’Envol de Cartier exige diversos oficios, desde la fabricación tradicional de frascos hasta las artes de la mesa en el “savoir-faire” vidriero de la cúpula.

Esto no es un frasco, es L’Envol de Cartier, el más reciente perfume para hombres de la Maison.

La casa

Cartier, S. A., es una fábrica francesa de relojes y joyas que se fundó en 1847 de la mano de Louis-François Cartier, perteneciente al grupo suizo de bienes de lujo Richemont. Cartier es una manufactura relojera, dado que muchos de sus relojes cuentan con mecanismos de factura propia.

La corporación lleva el nombre de la familia de joyeros Cartier, cuyo control finalizó en 1964, quienes fueron conocidos por crear diversas piezas famosas, incluido el collar de diamantes Bestiary (hecho en los años 1920 para el majarás indio Yadavindra Singh) y el primer reloj de pulsera práctico, el Santos, en 1904. Las instalaciones centrales de Cartier, S. A., están en la ciudad de París.

La compañía ha atendido a una larga lista de celebridades y personajes de la realeza, de hecho, uno de los Príncipes de Gales se refirió a Cartier como: “Los joyeros de los reyes, los reyes de los joyeros”.

Con información de Agencias

Otras notas que te interesarán:

La quinoa, un ingredinte vital para la exfoliación

VIDEO. Johnnie Walker le rinde un emotivo tributo a Jayro Bustamante

Café Praga: Churros artesanales horneados que no puedes perderte

#TBF16: El mCommerce es una tendencia con cada vez más adeptos

El concepto Lifestyle mejorará la experiencia en los centros comerciales de Guatemala

Loading...
Revisa el siguiente artículo