Filtran a detalle la fortuna que posee Mia Khalifa

Aunque su incursión en el mundo del cine para adultos duró poco, se convirtió en la actriz, de esa industria, más famosa del mundo.

Mia Khalifa es una celebridad libanesa, influencer fitness y comentarista deportiva, saltó a la fama como actriz porno.

Su incursión en la industria del cine para adultos la llevó a ganar fama mundial. Hace poco reveló que su trabajo no dio mucho dinero, pues ganó al rededor de 12 mil dólares por menos de un año.

Ella dejó la industria en 2015; sin embargo, su nombre es uno de los más buscados en todos los sitios para adultos.

“Fue una revelación para mí. No quiero nada de esto, ya sea positivo o negativo – pero todo fue negativo. No recibí mucho de esto, pero mis amigos, mi familia y mis relaciones personales sufrían mucho”, reveló.

En enero de ese año, firmó un contrato a largo plazo con la empresa Bang Bros que la obligaba a aparecer en varias películas cada mes. Pero cambió de opinión y renunció.

Sus videos generaron muchas críticas en Oriente Medio, no solo porque estaban prohibidos por la religión islámica, también porque usaba un hijab en uno de ellos. Debido a esto recibió muchas amenazas de muerte, esa fue la razón más importante de su renuncia.

¿Cómo generó su fortuna la actriz?

El sitio web Nexter.org decidió hacer una lista del patrimonio neto de la libanesa, y su fortuna asciende a US$ 14 millones.

Mia Khalifa dejó la industria y se convirtió en una personalidad de las redes sociales, modelo de cámara web y comentarista deportiva.

Mia Khalifa

Dirige un canal de Youtube, transmite en vivo en Twitch. De octubre de 2017 a febrero de 2018 presentó Arenas Out of Bounds, un programa deportivo diario en el canal de Youtube de Complex News.

Meses después anunció que sería coanfitriona de SportsBall con Tyler Coe. Importantes marcas la busca para que los promocione por el simple hecho que su nombre sigue siendo popular.

Puede desuscribirse en cualquier momento haciendo clic en el enlace que aparece en el pie de página de nuestros correos electrónicos.