Ewan McGregor: “No te voy a negar que esos filmes me dan miedo”

De la fábrica de terror en la que se ha convertido Stephen King llega a las pantallas la cinta “Doctor sueño”, la esperada secuela de “El resplandor”, en la que interpreta a un hombre con poderes mentales.

Si “El resplandor” (“The Shining”, en inglés) contaba la historia de Jack Torrance, un exprofesor que acepta un trabajo como vigilante en un hotel solitario en la montaña y termina sufriendo trastornos de personalidad, en “Doctor sueño” (“Doctor Sleep”, en inglés) el protagonista es el hijo de Jack, Danny Torrance, un adulto plagado de traumas y temores que asiste todos los días a reuniones de Alcohólicos Anónimos. La débil estructura de Danny se rompe cuando aparece Abra, su sobrina, una adolescente con poderes extrasensoriales parecidos a los suyos. Su “resplandor” lo hace buscar un culto llamado The True Knot, que persigue a niños con ese poder para torturarlos y matarlos. El autor Stephen King afirmó en Twitter: “Les va a volar la cabeza, si es que les queda algo después de ‘It 2’”. Que el autor de terror más famoso del mundo se muestre así de entusiasmado es sorprendente porque a King no le gustó la versión de “El resplandor” que hizo Kubrick.  Para crear el personaje de Danny, el director eligió a Ewan McGregor, a quien, como a todos nosotros, impactó “El resplandor”. En Los Ángeles tuvimos oportunidad de conversar con el actor británico.

¿Cómo explicarías el filme “Doctor Sleep”?

Esta es una adaptación de la novela del mismo nombre, pero también es un homenaje a Kubrick y a su filme “The Shining”. El director une sus ideas con el universo cinemático de Kubrick y al mismo tiempo respeta la obra de Stephen King. Ha sido muy complicado construir creativamente esta narración, pero al unir todos los elementos hemos conseguido un maravilloso resultado.

Saltaste de un proyecto de gran presupuesto a otro independiente, ¿cuál es tu proceso como actor?

Existe un equilibrio, uno hace películas de todo tipo. No gasto nada de energía en existir dentro de la industria, al contrario, elijo mis trabajos porque quiero hacerlos. Como actor tengo mucha suerte porque llevo mucho tiempo en esta profesión y no lo hago por dinero. Puedo elegir los proyectos dejándome guiar por mis instintos. A veces me decido por una gran película por la que me dan mucho dinero y en otras ocasiones no hay dinero, pero la oferta es tentadora por el contenido. Tengo mucha suerte, puedo alimentar a mis hijos, mandarlos a buenos colegios y vivir muy bien. No entiendo lo que significa trabajar para crear una carrera en la industria, yo  hago lo que me gusta y vivo mi vida estupendamente.

¿Puedes contarnos un poco de tu relación con “The Shining”, la precuela de “Doctor Sleep”?

Vi “El resplandor” siendo adolescente porque salió en 1980, cuando yo tenía 9 años. Recuerdo que todo el mundo decía que era la película más aterradora que había visto y a mí me tocó verla en la clase de drama, cuando había cumplido los 19 años. Es interesante verla ahora porque el tiempo pesa en la película, pero sigue dando mucho miedo. Estudiando para la secuela, me tocó enfrentarla desde una perspectiva más técnica, estudiando lo que Kubrick intentaba hacer con la música, con los escenarios y la cámara. Todo esto que te cuento lo explica muy bien un documental titulado “Room 237”, el proyecto es fascinante porque son nueve teorías conspiratorias sobre lo que realmente significa “The Shining”. Algunas de ellas son tontísimas, pero otras son muy interesantes. Una de ellas dice que Kubrick rodó el aterrizaje en la Luna y que el hombre nunca ha llegado allí y que Dani lleva puesta una camiseta con la imagen del Apolo 13 porque Kubrick quería mandar ese mensaje.

¿Tuviste la oportunidad de conocer al escritor de ambas novelas, Stephen King?

Tristemente, no; teníamos la esperanza de que viniera a visitarnos, pero nunca vino. Mi única relación con él son sus libros. Me gustó mucho, aunque primero leí el guion y luego “Doctor sueño”. Creo que hemos hecho una película muy diferente a “El resplandor”, pero yo no soy un experto en Stephen King y no sabría decirte dónde radican las diferencias entre sus novelas y las películas. Me quedé impresionado cuando vi “The Shining” y para crear el papel de Danny decidí que debía repasarla intensamente. Ese filme me ha servido porque son los recuerdos de mi personaje los que aparecen en “Doctor Sleep”, pero no quiero dar muchos detalles para no dar spoilers. Lo mío ha sido un ir y venir entre “El resplandor” y “Doctor sueño”. Creo que por orden leí el guion, luego la novela de King y después volví a ver la película de Kubrick.

¿Crees que es posible tener ciertos poderes mentales?

Hay quien es más sensible y puede recibir vibraciones de los demás. A mí nunca me ha pasado, pero eso no quiere decir que no existan esas personas. No soy escéptico con estos temas.

¿Has tenido la oportunidad de entrevistarte con Jack Nicholson?

No, no lo conozco y nunca me lo he encontrado. Sé que estuvo en el rodaje de la película, pero no me lo presentaron.

Mike Flanagan, el director, estudió a fondo a Kubrick y a Stephen King antes de rodar este filme…

Mike primero fue editor y luego director, por lo que piensa en imágenes. Sabe exactamente cuántas secuencias necesita para contar la historia que quiere mostrar. Cuando te ve actuando, y esto nunca me había pasado con otro director, te dice cuándo va a filmar una sola toma y cómo quiere que la interpretes. Normalmente, cualquier realizador necesita mínimo dos tomas, pero Mike sabía que la tenía con una. Es el director mejor preparado de todos con los que he trabajado, todo lo contrario de Kubrick, que grababa cientos de tomas de una secuencia.

También puedes leer: VIDEO. Programa deja en evidencia el bochorno que vivió Héctor Sandarti en vivo

Recreación de “El resplandor” con McGregor

En “Doctor Sleep”, Mike recrea una escena de “The Shining”, ¿tú participaste en ella?

De alguna manera, mi trabajo consistía en no recrear nada de “El resplandor”, sino en interpretar a Dani. Soy muy consciente de que la gente va a recordar la película de Kubrick y hay una escena que es una recreación completa, pero mi participación en ella es diferente. Como actor sé lo que estamos haciendo con un filme icónico y que el público nos va a comparar; sin embargo, no considero que tenga algo que copiarle a Jack Nicholson. He intentado encontrar un balance entre los personajes dentro de un espacio complicado. Sabíamos que Dani era un niño durante las escenas de “El resplandor” y ahora viaja de nuevo a ese lugar dentro de sus recuerdos.

“Creo que hemos hecho algo diferente y ni los más acérrimos cinéfilos podrán descubrir la diferencia entre las imágenes de Kubrick y las que no lo son”.

  • 151 minutos es el tiempo que dura la película de terror.

**Con información de María Estévez

También puedes leer: Ricky Martin celebra la llegada de su cuarto hijo y lo presenta en Instagram

[metroimage ids=”10-75683,10-55174,10-26312″ ]

Puede desuscribirse en cualquier momento haciendo clic en el enlace que aparece en el pie de página de nuestros correos electrónicos.