Sensei guatemalteco Erick Schumann cumple medio siglo formando cintas negras

A sus 68 años, puede presumir de ser el único cinta negra décimo dan en Guatemala, un grado que alcanzó tras décadas de impartir los conocimientos que adquirió de grandes maestros.
Publicidad

La leyenda de las artes marciales, Erick Schumann, que aprendió de los maestros Bill Ryusaki, Chuck Norris y Bruce Lee, celebra 50 años de compartir sus conocimientos.

El sensei conversó con Publinews de sus inicios, de sus famosos maestros y del futuro de las artes marciales mixtas en nuestro país.

A sus 68 años,Erick Schumann puede presumir de ser el único cinta negra décimo dan en Guatemala, un grado que alcanzó tras décadas de impartir los conocimientos que adquirió de personalidades como Bill Ryusaki, Chuck Norris, Bruce Lee y Ed Parker.

[metroimage ids=”10-131657″ description=”” align=”center” imagesize=”large” design=”grid” link=”” target=”_self”]

Su experiencia y disciplina le han permitido obtener logros personales y para el país, pues ha formado a campeones del mundo.

Su vida en las artes marciales comenzó en EE. UU., a donde viajó siendo un niño y aunque hizo del deporte un estilo de vida, al inicio lo utilizó como un mecanismo de defensa, pues fue víctima de racismo, lo que le impidió practicar otros deportes al ser lastimado constantemente a propósito.

Erick Schumann celebrará mañana 50 años de impartir sus conocimientos en nuestro país y lo hará en la promoción de 250 cintas negras que se formaron en sus gimnasios.

El evento se llevará a cabo en el Colegio Montessori en la carretera a El Salvador, la entrada es gratis.

¿Cómo fueron tus inicios en las artes marciales?

En EE. UU. hay mucho racismo y me peleaba mucho, por eso mi mamá me metió a karate, me decía que no me dejara.

Jugaba futbol americano y entre todos me golpeaban, en béisbol el pitcher me pegaba con la pelota, en baloncesto me codeaban a propósito.

En lucha libre el campeón me metió una sumisión y no me soltó, le quebré la nariz dos semanas antes de su competencia y la directora me dijo que ya no podía practicar ningún deporte, solo correr, por eso practiqué atletismo por muchos años. Corrí 10 Max Tott y maratones.

[metroimage ids=”10-131653″ description=”” align=”center” imagesize=”large” design=”grid” link=”” target=”_self”]

¿Cuándo decidiste impartir clases en Guatemala?

Volví después de 12 años. En Estados Unidos estudié con grandes maestros, el principal fue Bill Ryusaki, también entrené alrededor de Chuck Norris y Bruce Lee.

Todo lo aprendido me motivó a compartir mi conocimiento. Vine en la época de los 60 siendo campeón de kickboxing y acá no existía nada de esto, las artes marciales no eran muy aceptadas, veían el estilo muy fuerte, así que fui quitando un poco el kickboxing, ahora ya son aceptadas las artes marciales mixtas.

Actualmente contamos con 14 escuelas en Guatemala, 8 en México, y 2 en El Salvador y Honduras.

[metroimage ids=”10-131658″ description=”” align=”center” imagesize=”large” design=”grid” link=”” target=”_self”]

¿Cuál grado ostentas?

Soy el único maestro en Guatemala que ha tenido un maestro a mi altura, soy cinta negra y décimo dan en Hawaiian Kenpo, que se obtiene con los años y el trabajo; aquí el combate no es tan importante como lo que se transmite y se enseña.

¿Cuál fue la lesión más grave que sufriste?

Cuando practicaba karate no se usaban protectores, se peleaba a mano limpia, no tengo cuatro dientes, mi nariz la quebraron tanto que ya no me la puedo arreglar, después de tantas peleas me hice cirugías y se me volvía a caer por tanto daño en los huesos. Pero no me quejo, soy feliz, es una cicatriz más al cinturón.

¿En cuál momento decidiste dejar de competir?

Cuando creé a mis cintas negras ya no podía competir porque ellos lo hacían, sin embargo siempre estuve ligado al deporte, soy campeón nacional de motocross, enduro y supercross.

¿Qué es lo más importante que has logrado?

Fundar mis escuelas, poca gente en Guatemala puede competir a nivel profesional u olímpico porque es difícil, hay que trabajar duro, tener patrocinios y recursos.

¿Y lo más difícil que has enfrentado?

Que muchas personas se acomodan, enseño lo que creo correcto, pero la vida cambia y debo mejorar las enseñanzas, a muchos no les gusta, esa es mi gran lucha, nunca se debe dejar de aprender.

[metroimage ids=”10-131656″ description=”” align=”center” imagesize=”large” design=”grid” link=”” target=”_self”]

¿Y cómo ha evolucionado tu enseñanza en Guatemala?

Comencé a enseñarles a los niños, antes el mercado era de 16 años para arriba, ahora tenemos programas desde los 2 años; hicimos lo que la gente necesitaba, creamos programas específicos.

¿Qué te enseñaron las artes marciales?

A hacer lo que se necesita, no lo que se quiere; a veces, por hacer lo que queremos fallamos en la vida.

¿En qué ayuda este deporte?

Es una herramienta para la vida, refuerza la concentración, el trabajo en equipo y ayuda a llevar un equilibrio en todo. Guatemala tiene gran potencial.

¿Quiénes son los atletas de tu gimnasio han destacado?

Varios, entre ellos Edgar Córdoba, quien reciente- mente triunfó en la WKC en EE. UU., ganó 2 medallas de oro, 1 de plata y 3 de bronce. También está Andrés García, quien ganó 1 oro mundial en Turquía, en ese mismo torneo, Juan Pablo Santiago y Oscar Guzmán tuvieron grandes actuaciones.

¿Qué significa cumplir 50 años de impartir tus conocimientos en Guatemala?

Un gran logro porque muchas personas confían en mí y en mis instructores, nos dan a sus hijos para que les abramos el camino en la vida.

(Visited 710 times, 1 visits today)

Publicidad

-

LO MÁS LEÍDO


LO MÁS LEÍDO