Sergio Ramos: “Ese balón no lo rematé con la cabeza, lo rematé con el alma"

Sergio Ramos recuerda la décima Champions League del Real Madrid, lograda hace cinco años.

Por Oscar Coronado

Sergio Ramos saltó, metió un cabezazo y convirtió seguramente un gol que traspasará la línea del tiempo.

Sí, fue el empate ante Atlético de Madrid en el minuto 90'+3', y que le permitió al Real Madrid llegar a tiempos extras donde ganó la décima Champions League.

Hoy, que se cumplen 5 años de ese gol que hizo llorar al madridismo.

El Real Madrid recordó aquel emotivo momento con una espectacular producción, donde Ramos es el protagonista.

Sergio Ramos: “Ese balón no lo rematé con la cabeza, lo rematé con el alma”

“Han pasado cinco años, pero parece que fue ayer”, dijo un emocionado Sergio Ramos.

Agregó: “A pesar de que el futbol pasa muy rápido, uno no deja de emocionarse”.

Para Ramos, ese gol ante el Atlético de Madrid en Lisboa “cambió la historia de nuestro club, porque hacía mucho tiempo de que no se ganaba la Champions".

Era mi primera Champions, aseguró el jugador madridista.

Ramos recordó: “Soy una persona muy optimista que hasta el último segundo que exista esa posibilidad siempre pienso que es posible”.

“Soñaba con ese balón perfecto que llegase para rematarlo”, recordó el capitán del Real Madrid.

“Ese balón no lo rematé con la cabeza, lo rematé con el alma”, contó Ramos.

Fue “un gran balón de mi hermano Modric”, expresó el zaguero.

Al finalizar el partido, y con el empate 1-1, Ramos dijo que su amigo, el portero Iker Casillas se le acercó y le dijo al oído: “Hermano eres el p… amo. Te quiero”.

Para Ramos, Casillas es una persona a la cual “le tengo un cariño especial y una relación de muchos años”.

“Prácticamente somos muy buenos amigos”

Previo a la disputa de los tiempos extras, Ramos le dijo a sus compañeros: “Pasara lo que pasara, nos podíamos ir con la cabeza alta porque lo habíamos dado todo”.

Celebración dedicada a la familia y a sus abuelos muertos  

Ese gol que llevó a Ramos a la conquista de la décima Champions tuvo un sabor muy familiar.

“Le dije a mi madre, a partir de ahora me puedo morir tranquilo pase lo que pase”, fueron las primeras palabras de Sergio tras la conquista de la Orejona.

Además, el gol y la victoria fue dedicada a su mujer Pilar y a su hijo Sergio quien acababa de nacer.

Motivo por el cual, tanto su esposa e hijo no pudieron estar en Portugal observando esa final.

Ese gol también fue dedicado a sus abuelos fallecidos, con un beso señalando el cielo.

“Algún día me tendré que morir y creo que no te veré ganar una champions”, le dijo su abuelo. 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo