La jabalina flechó a Luis Mario y a Sofía, que disfrutan de un amor competitivo

El deporte y una canción de Tito el Bambino flecharon a esta pareja de deportistas que se han convertido en una de las sensaciones en el atletismo nacional.

Por Reina Damián

Él tarareaba una canción y ella le dijo: “Mi cama huele a ti”, así entre sonrisas tímidas, momentos divertidos y duros entrenamientos, se inició la relación entre Luis Mario Taracena y Sofía Alonso, una pareja de atletas guatemaltecos que disfruta de cada práctica y de cada competencia en la que visten los colores azul y blanco.

Y fue la jabalina el instrumento que los flechó desde hace más de seis años, después de compartir en cientos de horas de entrenamientos y de  trazarse los mismos objetivos.

Foto: Omar Solís Foto: Omar Solís

“Me gusta su forma de pensar, es muy positivo, es mi apoyo, mi compañero de equipo y mi alma gemela”, dice Sofía, mientras él la observa con amor.

“Ella es muy necia, lo digo de cariño, es muy competitiva, es tan apasionada por el deporte que a veces no mide el peligro de una lesión, pero fue precisamente su pasión la que me enamoró”, complementa Luis Mario.

Su historia de amor comenzó en el estadio Doroteo Guamuch Flores, el recinto que además los ha visto crecer como atletas. En los Juegos Centroamericanos de Managua, en diciembre, él se quedó con la medalla de oro al haber lanzado 71.78 metros, con lo que además superó su mejor marca de 69.39, ahora su objetivo es asegurar su clasificación a los Juegos Centroamericanos y del Caribe, Lima 2019.

 

Foto: COG Foto: COG

Sofía en cambio, se colgó la presea de bronce al haber alcanzado una distancia de 41.80 metros, y competirá en varios eventos este año, en busca del pase a los Juegos de Lima.

Foto: Omar Solís Foto: Omar Solís

Así comenzó la historia

“Recuerdo que él cantaba una canción pero no sabía cómo se llamaba, así que un día durante un entrenamiento lo saludé y le dije “Mi cama huele a ti”, pero luego me dio mucha pena porque no analicé lo que le dije, yo me refería a la canción. Todos comenzaron a molestarnos”, dice Sofía, con una gran sonrisa.

“Fue muy divertido, me quedé bien chiviado, es algo que voy a recordar toda mi vida y se lo contaré a mis hijos”, agrega Luis Mario.

Foto: Omar Solís Foto: Omar Solís

Pero la pareja también ha vivido momentos tristes, y aseguran que las lesiones y a veces la falta de apoyo, los han decepcionado.

“Ambos sufrimos de la misma lesión, que es hernia de disco, pero el apoyo que nos hemos brindado han hecho que continuemos en busca de nuestros sueños. Lo triste es que a veces son circunstancias ajenas a nosotros las que nos impiden avanzar ”, comparte el campeón centroamericano.

“Uno de los momentos más duros llegó después de los Juegos de Veracruz, quebré mi jabalina y tomé una de la federación, y por ser de mala calidad, me reventé el ligamento, estuve un año parado”, explica Taracena.

Días de amor y trabajo

La apretada agenda de la pareja, que se divide entre entrenamientos de lanzamiento de jabalina, gimnasia olímpica, levantamiento de pesas y natación, estos últimos para mejorar su rendimiento, no les permiten celebrar días especiales como a la mayoría de personas.

“No celebramos el Día del cariño como todos los demás, lo hacemos a nuestra manera, con un chocolate o un globo en el estadio, pues a veces entrenamos hasta tres veces al día. No es fácil estar con alguien que está fuera del deporte y que no ama ni comparte los mismos gustos, por eso nos complementamos”, agrega Sofía.

Foto: Omar Solís Foto: Omar Solís

Ambos coinciden en que el gran objetivo de momento, es asistir a los Juegos Centroamericanos y del Caribe, y quizá en un futuro cercano, darán el pasó hacia el altar, pues de momento ambos se concentran en el deporte y en estudiar idiomas.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo