El Ministerio Público (MP) y la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) revelaron como el expresidente Otto Pérez Molina y la exvicemandataria Roxana Baldetti se beneficiaron del apoderamiento de las instituciones del Estado.

Las investigaciones indica que Q500 millones fue el incentivo que obtuvieron las empresas de cartón que crearon los exfuncionarios.

De acuerdo con la presentación del MP y la CICIG, el Partido Patriota al llegar al poder operó de tres maneras que son el financiamiento electora ilícito por medio de los canales de televisión, la conglomeración de empresas y simulación de origen del financiamiento.

Entre los negocios que realizaron los exgobernantes se detectó que fueron 450 contratos efectuados desde las instituciones gubernamentales con empresas ficticias.

Según la jefa del MP, Thelma Aldana, el expresidente recibió una comisión de siete millones de dólares, la cual fue pagada en montos de 350 mil dólares.

Además, se identificó que fueron cuatro empresas las que se utilizaron para simular el financiamiento que son Comercial Urma, Publicmer, Publiases y Serpumer, las cuales eran contraladas por Baldetti.

La fiscal general y el comisionado Iván Velásquez indicaron que Pérez y Baldetti recibieron el 60% de las comisiones de los negocios realizados.

Por el caso Cooptación del Estado, el MP ha solicitado la captura internacional de siete personas, entre ellas la de Alba Lorenzana esposa de Ángel González, Flavio Montenegro y Fernando Peña. A la vez, Daniela Beltranena, exdiputada del PP y exasistente de Baldetti fue declarada prófuga.