El Consorcio de Periodistas de Investigación (ICIJ, en inglés) liberó más de 200 mil nombres de personas y empresas vinculadas con entidades offshore y movimientos financieros en 21 jurisdicciones como Panamá, las Bahamas y las Islas Vírgenes Británicas.

Según la base de datos de los “Panama Papers”, que se hizo pública este lunes al mediodía, hay mil 233 offshore de origen guatemalteco. Además, hay 527 personas jurídicas, 444 intermediarios y se registran 283 direcciones.

El Ministerio Público informó que desde hace dos semanas se envió un equipo especial en el tema de lavado de dinero a Panamá y que se acordó que “si hubiese algún guatemalteco vinculado” se trasladará al país el proceso y, si se confirma el delito, se iniciarán las denuncias que correspondan.

La Superintendencia de Bancos (SIB), que se encarga de detectar las transacciones sospechosas, afirmó que está atenta a los datos que se estén revelando.

La investigación “Panama Papers” se basa en la filtración de datos que sufrió el gabinete panameño de abogados Mossack Fonseca. En el análisis de los documentos participaron más de cien diarios de todo el mundo. Entre las personas públicas que pudieron haber habilitado offshore están artistas, deportistas y políticos.

Agencias

Foto:

Uno de los guatemaltecos que fue mencionado a inicios de abril cuando se reveló la existencia de todos esos documentos fue la narcotraficante condenada en Estados Unidos Marllory Chacón Rossell, quien, de acuerdo con una nota que se publicó en “Univisión”, por medio del abogado Francisco Palomo, pudo haber gestionado la creación de una sociedad offshore luego de que el bufete de abogados guatemalteco Díaz-Durán & Asociados la haya referido.

“Somos un bufete corporativo y hacer sociedades offshore no es ilegal, por lo que tener una sociedad local o extranjera no es malo, uno puede hacer cosas malas pero individualmente no por medio de una empresa, pero no es el fin con una sociedad internacional, ya que ese tipo de sociedad es utilizada para ser el vehículo para ser holding, accionista”, expuso Juan Díaz-Durán.