Brayan Jiménez, expresidente de la Federación Nacional de Futbol de Guatemala (Fedefut), extraditado de su país a Estados Unidos por el caso de corrupción en la FIFA, se declaró este miércoles inocente de los cargos en su contra ante un juez federal de Nueva York, EE. UU.

El acusado, vestido con jersey blanco y jeans azules, escuchó los cargos leídos por el juez Ramón Reyes Jr y su abogada defensora Justine Harris respondió al magistrado que se declaraba "no culpable de todos los cargos".

Jiménez quedó libre luego de acordar el pago de una fianza de US$1.5 millones, de los cuales US$75 mil deben ser en efectivo.

En total, las causas en Estados Unidos por el escándalo de corrupción en la FIFA, que estalló en mayo pasado y tuvo una segunda oleada de acusaciones en diciembre, incluyen a 39 personas, la mayoría altos dirigentes del fútbol del continente americano, y dos importantes compañías de marketing deportivo.

Doce individuos se han declarado culpables, aceptando cooperar con la fiscalía a cambio de una posible reducción de la pena, y 27 son actualmente juzgados.