Brayan Jiménez, expresidente de la Federación de Futbol, fue capturado este martes por agentes de la Policía Nacional Civil en un edificio en la zona 14. 

A su llegada a torre de Tribunales, Jiménez fue abordado por los periodistas sobre su presunta vinculación en el caso de corrupción de la FIFA. 

Al ser cuestionado por qué no se había entregado, Jiménez contestó "Estaba echándome mis traguitos", por su aspecto y el tono de su voz se presume que el dirigente del futbol nacional iba bajo efectos de alcohol.