En un coloquio científico organizado en el Instituto Pasteur de París, la subdirectora general de la OMS, Marie-Paule Kieny, señaló que el virus del Zika ha cedido terreno en Latinoamérica, pero advirtió que este podría propagarse en otras regiones del mundo.

"La epidemia está claramente en fase descendente en Brasil (...) Tal es también el caso en Colombia y en Cabo Verde", dijo Kieny, sin dar cifras de la evolución de los casos.

No obstante, acotó que es imposible por el momento saber si habrá una reactivación del virus cuando llegue el próximo verano.

En Brasil se han registrado 1,5 millones de casos de zika, y el virus se ha extendido a muchos países de Latinoamérica.

El virus, que se ha propagado en Brasil, en Colombia y en el Caribe desde fines de 2014, esencialmente a través de la picadura del mosquito Aedes aegypti, provoca en la mayoría de los casos una infección leve.

Pero cuando la infección se produce durante el embarazo, puede afectar el cerebro del feto y provocar una microcefalia.