El Salvador mantuvo este jueves la alerta para el combate del mosquito Aedes Aegypti, transmisor del virus del Zika, aunque en un grado menor gracias a una reducción en la incidencia de esos males.

"Se declara alerta amarilla para lograr el nivel de control del vector transmisor de las enfermedades de dengue, chicunguña y zika y su asociación con síndrome de Guillain-Barré y microcefalia en recién nacidos", declaró Jorge Meléndez, director de Protección Civil.

El Salvador pasó de registrar mil pacientes con las tres enfermedades por semana a 150 casos, lo cual "es un logro", sostuvo el viceministro de Salud, Eduardo Espinoza.

El brote de zika se presentó en El Salvador en noviembre pasado aunque no se han registrado casos de microcefalia.