En el norte de México, en la zona de Mapimí, se encuentra una extensión desértica conocida como la Zona del Silencio; un lugar único en donde, sin explicación científica, las ondas de radio se interrumpen, los relojes enloquecen y las brújulas se desorientan.

Además, la zona tiene una curiosa característica geográfica, ya que está situada en la misma línea que el Triángulo de las Bermudas, la cordillera del Himalaya y las pirámides de Egipto.

Desde hace muchos años, son múltiples las versiones que intentan explicar lo que ocurre en este lugar. Lo cierto es que, es allí donde se da una de las anomalías magnéticas más misteriorsas de la Tierra, pues sus piedras, sin contener hierro ni ningún otro material de carácter metálico, atraen a los imanes. ¿Hay algo enterrado en este desierto que altere el magnetismo del lugar?

Hay quienes incluso tratan de explicar estas anomalías afirmando que, enterrado en las arenas de esta amplia zona desértica, se encuentra un inmenso objeto volador no identificado (ovni), caído durante un accidente ocurrido hace miles de años.

Y es que, tal y como lo explica Vicente Fuentes en la web ufopolis.com, los ovnis sienten una atracción inexplicable por la Zona del Silencio. Según Fuentes, algunos de los primeros reportes de actividad ovni en esta región tienen su origen durante la Revolución Mexicana.

"Decenas de informes similares, contados por testigos fiables, surgen cada año en la Zona del Silencio, pero nadie quiere dar sus datos por miedo al 'qué dirán', algo normal en este mundo", afirma Fuentes.

Si quieres conocer más casos extraños ocurridos en este enigmático sitio, te invitamos a que veas el siguiente video: