Un Premio Nobel de Química le habla a Publinews Internacional sobre los niveles de ozono, luego de que el lunes las autoridades mexicanas activaron una contingencia ambiental por los niveles de contaminación.

Las autoridades de la capital y del vecino estado de México activaron “la fase I de contingencia ambiental atmosférica por ozono”, consignó  el gobierno de la ciudad, que explicó que este nivel de contaminación puede afectar las vías respiratorias, provocar molestias graves en personas con problemas respiratorios y cardiovasculares y aumentar el riesgo de ataques en personas asmáticas.


Mario Molina, quien fue reconocido con el Premio Nobel de Química de 1995 por su trabajo sobre la amenaza a la capa de ozono causada por los gases de clorofluorocarbonos, asegura que “el problema del cambio climático es el más serio que ha enfrentado la humanidad. Por fortuna, hay algunos indicios de que la sociedad finalmente está empezando a entender, por el acuerdo de París en el COPE 2015. Ese acuerdo es un paso importante”.


Según la Secretaría de Medio Ambiente de la capital, la última vez que se activó la fase I de la contingencia ambiental en la metrópoli, en la que viven más de 20 millones de personas, fue el 18 de septiembre de 2002, cuando la concentración de ozono llegó a los 232 puntos en el índice de calidad del aire.
 

Sobre la efectividad en el funcionamiento de las políticas ecológicas globales, el profesor mexicano asegura que sí ha habido avances para la capa de ozono, “porque ya se pusieron de acuerdo los países con una agenda de algunos países en desarrollo para continuar unos años más. El problema que tenemos es global, que, aunque es distinto, tiene muchas conexiones, y son los efectos del cambio climático”.