Una inquietante escultura del artista Maurizio Cattelan, que representa al líder nazi, Adolf Hilter, arrodillado, fue rematada en una subasta por un precio de 17.18 millones de dólares, en Nueva York.

La estatua, que lleva por nombre "Él", fue creada en 2001, está hecha de cera y resina y estaba valorada entre 10 y 15 millones de dólares.

Se trata de todo un rércord para el artista italiano, cuya venta más alta era de 7.9 millones de dólares por un trabajo sin firma que lo representaba emergiendo de la tierra.

Por su parte, Loic Gouzer, vicepresidente de la sección "Posguerra y arte contemporáneo" de Christie's, la casa de subastas que montó esta venta, indicó que "los artistas no tratan casi nunca el tema de Hitler", al contrario que en el cine.

En declaraciones recogidas por El Mundo, Gouzer también reconoció que se trató de una "venta difícil" y describió la escultura como "extremadamente potente y desconcertante".

La escultura de Hitler había sido expuesta durante una retrospectiva de arte de la obra de Cattelan en el museo Guggenheim, de Nueva York, en 2012, fue la pieza estrella de una velada temática titulada "Bound to fail", que reunía 39 obras de arte moderno y contemporáneo.