El pueblo turístico de Tegernsee, al sur de Alemania, retiró oficialmente el título de "ciudadano de honor" a Adolf Hitler, el cual ostentaba desde hace 83 años.

"Se quería terminar de una vez por todas", declaró Johannes Hagn, alcalde de este poblado, al diario Bild.

El funcionario explicó que esta decisión fue adoptada por unanimidad de los dieciséis consejeros municipales. El lugar ya había eliminado el nombre "calle Adolf Hitler" a una de sus calles.

Tegernsee, de 4 mil habitantes, sedujo desde muy temprano a los dirigentes nazis que lo convirtieron en un sitio de esparcimiento.

Hagn explicó que la alcaldía pensaba que esta distinción no había podido sobrevivir a la muerte de Hitler, pero, recientemente, gracias a las inquietudes de un periodista que se interesaba en la vieja "calle Adolf Hitler", el alcalde descubrió que otras ciudades honraron a personalidades muertas, como la estrella de cine Marlene Dietrich en Berlín.

"Habría sido molesto y poco apropiado que restara la más mínima posibilidad, a causa de la incertidumbre jurídica, de que Hitler y Hindenburg siguieran siendo ciudadanos de honor", añadió el edil.