Con mucho ánimo y confianza, la Selección Nacional viajó rumbo a Columbus, Ohio la madrugada de este Sábado Santo, para cumplir con el partido de vuelta ante Estados Unidos.

Los seleccionados guatemaltecos realizaron una noche soñada en el Mateo Flores este Viernes Santo, donde con anotaciones de Morales y Ruiz, lograron un resultado histórico frente al equipo norteamericano, pero también contando con un desempeño realmente inspirado y comprometido por parte del guardameta Paulo César Motta.

La Selección Nacional realizó una escala en Houston, Texas, donde se notó el cansancio y agotamiento tras la jornada de anoche, pues tuvieron que tratar de descansar lo más posible y de la forma que pudieron, en el aeropuerto de aquella ciudad.

Con información de Edson Aldana / ACD