Tendencias

En Milán proponen prohibir la venta de helados y pizzas después de medianoche: ¿Por qué?

La iniciativa ha encontrado resistencia.

Es el platillo por excelencia en Italia
Es el platillo por excelencia en Italia (Freepik)

En el corazón de Milán, una propuesta legislativa ha surgido, provocando un debate que va más allá de la simple regulación de horarios comerciales; toca la esencia misma de la cultura y el estilo de vida milanés. La venta nocturna de helados y pizzas, dos pilares de la gastronomía italiana, se encuentra en la mira de una nueva ley que busca imponer un toque de queda después de la medianoche.

PUBLICIDAD

Esta medida, impulsada por Marco Granelli, concejal de seguridad y protección civil, tiene como fin preservar la paz en los distritos más bulliciosos de la ciudad, equilibrando la vida social con el descanso de los residentes. Granelli, en su comunicado, enfatiza la búsqueda de un balance entre la convivencia y el entretenimiento nocturno con la tranquilidad y bienestar de quienes habitan en estas zonas.

Con esta medida, buscan combatir la contaminación acústica en días de trabajo

La propuesta legislativa sugiere que la venta de alimentos y bebidas para llevar, así como el servicio en áreas exteriores de los establecimientos, se restrinja desde las 00:30 hasta las 6:00 a.m. durante los días laborables, y desde la 1:30 hasta las 6:00 a.m. los fines de semana. Esta restricción, según las autoridades, es una medida necesaria para combatir la contaminación acústica en áreas residenciales.

La pizza es el platillo estrella de Italia
La pizza es el platillo estrella de Italia (Freepik)

Sin embargo, la iniciativa ha encontrado resistencia. Críticos argumentan que tal prohibición es contraproducente y atenta contra la identidad cultural de Milán, una ciudad que se enorgullece de su vibrante vida nocturna y su rica tradición culinaria. La posibilidad de pasear por las calles empedradas en busca de un gelato a medianoche o disfrutar de una pizza al fresco es parte integral de la experiencia milanés, tanto para los locales como para los visitantes.

Si la ley se aprueba, la prohibición entraría en vigor el próximo mes y se extendería hasta noviembre, coincidiendo con el cierre de la temporada turística. Este periodo de prueba podría definir el futuro de las tradiciones nocturnas de Milán y, posiblemente, sentar un precedente para otras ciudades italianas.

En cada esquina venden helados
En cada esquina venden helados (Freepik)

Mientras tanto, la ciudadanía milanés se encuentra dividida: entre aquellos que anhelan la tranquilidad nocturna y aquellos que defienden la libertad de disfrutar de sus helados y pizzas a cualquier hora. La decisión final, que recae en las autoridades municipales, es esperada con gran expectativa y, sin duda, marcará un hito en la historia cultural y social de Milán.

PUBLICIDAD

Tags


Lo Último