Tendencias

“¿Si todos estudiamos, quién construye las casas?” El viral pronunciamiento de un albañil

Un trabajador de la construcción destacó la importancia de un necesario equilibrio entre la cantidad de profesionales y de empleados de oficio en la sociedad

El albañil defendió la importancia del valor de su trabajo ante quienes lo critican por no haber estudiado

En la compleja tela social donde no todos tienen el mismo nivel educativo, un albañil se alzó como un oráculo de la sabiduría frente a los juicios precipitados de las redes sociales.

Su respuesta ponderada a un comentario en TikTok ha desencadenado una reflexión profunda sobre el verdadero valor del trabajo manual en una era donde el conocimiento toma diversas formas.

La cuenta de Instagram @corremoslavoz fue la plataforma que amplificó sus palabras, generando un debate sobre el papel esencial de las habilidades prácticas en una sociedad impulsada por la diversidad de conocimientos.

Recomendados

Te puede interesar: Conoce a la ‘Maradoña’, una abuelita que es una ‘crack’ jugando fútbol con su nieto

El hombre respondió a alguien que dijo sobre su trabajo: “Por eso hay que estudiar primo”. Enfrentando esta afirmación de una usuaria de TikTok de que la educación es la vía para evitar el trabajo en la construcción, el albañil respondió con una pregunta simple, pero penetrante: “Si todos estudiamos, ¿Quién construirá los puentes, los edificios o el hogar en el que tú habitas?”. Con esta interrogante, destacó la vital importancia de su oficio en la creación y mantenimiento de las estructuras que sustentan nuestras vidas cotidianas.

El albañil y su reflexión sobre un necesario equilibrio entre profesiones y oficios

Pero su reflexión trasciende la mera defensa del trabajo manual. Implícitamente, sugiere la necesidad de un equilibrio entre el conocimiento teórico y las habilidades prácticas en la sociedad contemporánea. “Si todos estudiamos, ¿Quién construirá los nuevos edificios, los puentes, la ciudad?” pregunta, evidenciando la complementariedad esencial entre ambas formas de sabiduría.

Te puede interesar: Novia se desmayó al dar el “sí” en el altar

El relato del albañil concluye con una nota de aceptación de su oficio. “No te digo que no tengas razón, que tal vez debería haber estudiado, pero así es la vida”, confesó, revelando una serenidad en sus elecciones personales y un reconocimiento del valor intrínseco de su trabajo, independientemente de las percepciones sociales.

Estas palabras desencadenaron una reflexión colectiva sobre la necesidad de valorar todas las formas de trabajo, así como de reconocer el equilibrio necesario entre el saber académico y las habilidades prácticas en la construcción de una sociedad más inclusiva y respetuosa con todas las voces del trabajo.

Tags

Lo Último


Te recomendamos