Noticias

El Océano Ártico podría quedar “libre de hielo” en una década

Según un nuevo estudio, el Ártico podría ver días de verano prácticamente sin hielo marino en los próximos años. El primer día sin hielo en el Ártico podría ocurrir más de 10 años antes que las proyecciones anteriores

Océano Ártico
Océano Ártico (Mario Tama/Getty Images)

El calentamiento global sigue avanzando y provocando cambios en el planeta, uno de los más importantes es que podría dejar libre de hielo el Océano Ártico durante ciertos periodos del año.

PUBLICIDAD

Una investigación publicada en la revista Nature Reviews Earth & Environment, sugiere que el primer día sin hielo en el Ártico podría ocurrir más de 10 años antes que las proyecciones anteriores, que se centraban en cuándo la región estaría libre de hielo durante un mes o más. La tendencia se mantiene constante en todos los escenarios de emisiones futuros.

A mediados de siglo, es probable que el Ártico pase un mes entero sin hielo flotante en septiembre, cuando la cobertura de hielo marino de la región sea mínima.

Recomendados

A finales de siglo, la temporada sin hielo podría durar varios meses al año, dependiendo de los futuros escenarios de emisiones. Por ejemplo, en un escenario de altas emisiones, o de que todo siga igual, la región más septentrional del planeta podría quedar constantemente libre de hielo incluso en algunos meses de invierno.

Para los científicos, un Ártico sin hielo no significa que no habrá hielo en el agua.

“Las elecciones futuras en materia de emisiones tendrán un gran efecto en cuánto tiempo y con qué frecuencia se producirá un Ártico sin hielo”.

—  Alexandra Jahn, profesora asociada de ciencias atmosféricas y oceánicas y miembro del Instituto de Investigación Ártica y Alpina de la Universidad de Colorado Boulder

En cambio, los investigadores dicen que el Ártico está libre de hielo cuando el océano tiene menos de 1 millón de kilómetros cuadrados de hielo.

El umbral representa menos del 20% de lo que era la capa de hielo mínima estacional de la región en la década de 1980. En los últimos años, el Océano Ártico tenía alrededor de 3,3 millones de kilómetros cuadrados de superficie de hielo marino en su mínimo en septiembre.

Alexandra Jahn, profesora asociada de ciencias atmosféricas y oceánicas y miembro del Instituto de Investigación Ártica y Alpina de la Universidad de Colorado Boulder, y su equipo analizaron datos de la cobertura del hielo marino a partir de modelos climáticos computacionales para evaluar cómo el Ártico podría cambiar diariamente en el futuro.

Descubrieron que el primer día en que la cobertura de hielo marino cae por debajo del umbral de 1 kilómetro cuadrado ocurriría en promedio cuatro años antes que los promedios mensuales, pero podría ocurrir hasta 18 años antes.

El equipo proyectó que el Océano Ártico podría quedar libre de hielo por primera vez en un día de finales de agosto o principios de septiembre entre las décadas de 2020 y 2030 en todos los escenarios de emisiones.

Jahn dijo que las emisiones de gases de efecto invernadero son los principales contribuyentes a la pérdida de hielo marino. Una disminución de la capa de nieve y hielo aumenta la cantidad de calor de la luz solar absorbida por el océano, exacerbando el derretimiento del hielo y el calentamiento en el Ártico.

Impacto de la disminución del hielo marino

-La disminución del hielo marino tiene impactos significativos en los animales del Ártico que dependen del hielo marino para sobrevivir, incluidas las focas y los osos polares.

-Además, a medida que el océano se calienta, a los investigadores les preocupa que peces no nativos puedan trasladarse al Océano Ártico.

-El impacto de estas especies invasoras en los ecosistemas locales aún no está claro.

-La pérdida de hielo marino también representa un riesgo para las comunidades que viven cerca de la región costera, ya que el hielo marino juega un papel importante a la hora de amortiguar los impactos de las olas del océano en la costa.

5 preguntas a…

Alexandra Jahn,
profesora asociada de ciencias atmosféricas y oceánicas y miembro del Instituto de Investigación Ártica y Alpina de la Universidad de Colorado Boulder.

P: ¿Por qué decidió estudiar el hecho de que el Ártico se quedará sin hielo durante el verano?

–Inicialmente comencé a trabajar con el hielo marino en el Ártico porque me fascinaban el hielo marino y otros tipos de hielo y quería aprender más sobre ellos. Comencé a centrarme en las predicciones de cuándo el Ártico perderá su hielo marino de verano, ya que la pérdida de hielo marino del Ártico es un ejemplo visual del cambio climático antropogénico, con el Ártico pasando de ser blanco durante todo el año a ser cada vez más azul (océano abierto) durante el verano. Llegar a un Ártico sin hielo en septiembre es el final de esa transición de un Océano Ártico de verano blanco a uno azul y, como tal, un ejemplo claro y visual del cambio climático causado por el hombre.

P: ¿Por qué el Ártico se quedará sin hielo antes de lo esperado?

–Esto se debe principalmente a que analizamos las predicciones de días sin hielo por primera vez, que encontramos que ocurren 4 años antes que en la media mensual, en promedio, pero que pueden ocurrir más de una década antes de las condiciones mensuales sin hielo. Y todas las predicciones anteriores se centraron en predicciones mensuales sin hielo. Así que esto adelanta la fecha en la que el Ártico podría quedar libre de hielo por primera vez, que será a finales de agosto o principios de septiembre, posiblemente a finales de los años 2020 y 2030, pero también podría estar más cerca de mediados de siglo. Tenemos esta gran incertidumbre de varias décadas debido al caos en el sistema climático que también limita los pronósticos meteorológicos, ya que, en última instancia, las condiciones atmosféricas y oceánicas específicas en un año determinado determinarán cuándo alcanzaremos un Ártico libre de hielo por primera vez, una vez que la disminución del hielo marino provocada por los gases de efecto invernadero haya reducido el hielo marino del Ártico a un nivel en el que es posible alcanzar condiciones sin hielo.

P: ¿Cuáles son las predicciones sobre esta cuestión durante este siglo?

–Las primeras condiciones sin hielo durante un día podrían ocurrir ya a finales de los años 2020 y 2030, pero también podrían ocurrir más cerca de mediados de siglo por primera vez. De manera similar, es probable que el primer septiembre completo sin hielo ocurra en 2050, pero podría ocurrir antes, potencialmente en la década de 2030, si las condiciones atmosféricas y oceánicas crean las condiciones para derretir una gran cantidad de hielo marino en un año, como lo hemos vimos anteriormente en 2007 y 2012. Se proyecta que el Ártico estará consistentemente libre de hielo en septiembre (lo que significa libre de hielo la mayoría de los años en septiembre después de esa fecha) a partir de algún momento entre 2035 y 2067. Estas fechas son en gran medida independientes de las trayectorias futuras de emisiones.

Las elecciones futuras en materia de emisiones tendrán un gran efecto en cuánto tiempo y con qué frecuencia se producirá un Ártico sin hielo. En escenarios de bajas emisiones, las condiciones sin hielo se producirían regularmente sólo en septiembre para 2100, con ocasionales agostos y octubres sin hielo. Mientras que en un escenario de emisiones medias (SSP2-4,5), podríamos ver tres meses de condiciones regulares sin hielo (agosto-octubre), con ocasionales noviembres y julio también sin hielo. Y bajo el escenario de altas emisiones (SSP5-8.5), las condiciones sin hielo ocurren durante 5 meses cada año (julio-noviembre) con una posibilidad de que las condiciones sin hielo en algunos años se extiendan durante 9 meses (mayo-enero) en los modelos climáticos. Lo que sería un entorno completamente diferente al Ártico que conocemos, con hielo marino en menos meses del año y meses en los que hay hielo marino. Por lo tanto, si bien es posible que ya no podamos evitar un primer Ártico sin hielo, aún podemos preservar una gran cantidad de hielo marino en el Ártico si logramos reducir rápidamente las emisiones de gases de efecto invernadero.

P: ¿Cuándo se considera que el Ártico está libre de hielo?

–Consideramos que el Ártico está libre de hielo cuando la superficie de hielo marino del Ártico es inferior a 1 millón de km2. Esta definición de “menos de 1 millón de km2″ surgió cuando el hielo más grueso al norte de Groenlandia y el archipiélago ártico canadiense tardan un par de décadas más en derretirse por completo, incluso cuando la mayor parte del Ártico ya está libre de hielo.

P: ¿Cuáles son las implicaciones de que el Ártico quede libre de hielo?

–Un Ártico sin hielo tiene impactos tanto en el Ártico como a nivel mundial. En el Ártico, afecta la disponibilidad de luz en el océano, impactando el ecosistema oceánico. También afecta a la altura de las olas, ya que sin hielo marino las olas son más altas, lo que provoca una mayor erosión costera en las costas árticas. La pérdida de hielo marino también afecta a muchas especies que están adaptadas a vivir en un ambiente cubierto de hielo marino, como las focas y los osos polares, que pueden perder su hábitat. Esto tiene impactos para las personas que viven en el Ártico que dependen de la caza, así como del hielo marino para viajar, ya que muchas ciudades y asentamientos árticos no son accesibles por carretera, sólo por aire (caro) y a través de desvíos sobre el hielo marino. A nivel mundial, al reducir el hielo marino, se absorbe más radiación solar en el Ártico, ya que el hielo marino es mucho más reflectante que el agua abierta (la superficie blanca frente a la azul aumenta la absorción de la energía del sonar entrante en aproximadamente un 60%). Eso afecta el clima global y se ha demostrado que amplifica aún más el calentamiento global. Además, se ha sugerido que afecta el clima en las latitudes medias. Todos estos impactos ya están ocurriendo ahora, ya que estamos a mitad de camino en la transición.

Tags


Lo Último