Tendencias

¿Quisieras probar chocolate de Suchitepéquez, Alta Verapaz, Izabal o Petén?

Si eres fanático del chocolate no te querrás perder estas nuevas opciones que son 100% guatemaltecas.

Chocolate Sero de seguro te sorprenderá con su sabor, ya que ofrece una gran gama de productos con cacao 100% guatemalteco. Actualmente, trabaja con productos originarios de Suchitepéquez, Alta Verapaz, Izabal y Petén.

Cabe destacar que, el principal diferenciador de este producto es que trabajado con cacao fino de aroma. Dicha característica mencionada permite utilizar ingredientes mínimos y destacan el sabor natural del cacao.

Además, Chocolate Sero mantiene el origen y el sabor del cacao, dependiendo de la zona donde se cultiva. Sus fundadores aseguran que otro diferenciador es el tipo de tostado del cacao, para lo cual investigan cuál es el mejor proceso de tostado para cada origen.

Recomendados

Recientemente, la marca se hizo acreedora de la certificación orgánica, además de recibir tres reconocimiento nacionales e internacionales. Este emprendimiento nació meses previo a la llegada de la pandemia. Sus fundadores tuvieron contacto con las semillas de cacao por casualidad y tras varios intentos de crear chocolate, obtuvieron un resultado inesperado.

Chocolate Sero, un producto 100% nacional…

Bajo la visión social, Chocolate Sero emprendió un nuevo negocio, a través de alianzas directas con cooperativas, fincas privadas, colectivos productores de cacao en el país. “Nuestro sueño ha sido producir un chocolate que cumpla con los estándares de calidad mundial”, destaca Pablo Matute, co-fundador de Chocolate Sero.

Además, Matute agrega que su producto es parte de ese sueño de educar a los guatemaltecos sobre la diversidad de sabores únicos del cacao “chapín”.

“Actualmente, Chocolate Sero es un proveedor de materia prima para reconocidos restaurantes, reposteros y chocolatiers”, detalla el co-fundador.

La marca desea exponer al mundo un cacao diverso, proveniente de proyectos únicos que varían desde pequeños agricultores, comunidades organizadas y fincas privadas.

“Nuestro modelo de negocio y relación directa nos permite reinterpretar la cadena de valor en la industria del cacao para que el agricultor reciba un mejor precio”, concluye Matute.

Tags

Lo Último


Te recomendamos